lopez

julio 22, 2016 11:37 am

El juez federal Daniel Rafecas dispuso hoy un careo en su Juzgado entre las monjas Marcela y  María a raíz de diferencias en las declaraciones que dieron  sobre el arma que portaba José López cuando arribó aquella  madrugada del 14 de junio al convento de General Rodríguez.

Las contradicciones entre ambas declaraciones obligaron al  juez a realizar un careo porque Marcela había señalado que  recién había visto el arma cuando se la exhibió la Policía.

Pero María declaró: “Me dijo la hermana Marcela: ´Venga a ver  lo que hay acá en la galería´. Asomé la cabeza, era un arma,  tuve miedo, me asusté mucho y me fui a mi habitación”.

Al no quedar claro el momento en que ellas habían visto la  carabina, Marcela Albin se mantuvo en sus dichos pero aclaró que  había invitado a María “a que vea el arma que estaba en la  galería”, respecto de la cual ya había sido “alertada  previamente el policía que estaba afuera”.

Dejá tu opinión

comentarios