Violencia de género

mayo 25, 2016 7:42 am

Cuatro veces tuvo que denunciar a su pareja por maltrato. En esas cuatro ocasiones, la mujer llegaba a la Fiscalía 19° de Rodeo de la Cruz con más moretones, heridas y desconsuelo. La situación era insostenible. Pero el fin de la historia parece haber llegado este martes, cuando el denunciado recibió el anuncio de que deberá purgar siete años en la cárcel por violencia de género.

Los detalles de este relato comenzaron en octubre de 2014, cuando María Belén Martoni Cabrillana relató en la Fiscalía por primera vez lo que era su vida: Roberto Javier Hurtado, un tapicero y también cuidacoches de 33 años, la amenazaba de muerte frente a sus hijos, la golpeaba, le decía “fijate bien lo que vas a decir, porque la Policía no va a estar las 24 horas en la casa. Cuando lleguemos, te mato”, y que ella tenía la obligación de soportar estos maltratos porque él era el sostén familiar. Otro detalle que la víctima relató es que el hombre le prohibía salir de la casa.

Esta fue la primera denuncia de ese año. Realizó una más antes de que llegara el 2015, y al año siguiente hizo dos más. En resumidas cuentas, el hombre quedó acusado de lesiones, privación de la libertad, amenazas y otros delitos. Cabe destacar que durante uno de los ataques, Cabrillana estaba embarazada.

El hombre quedó detenido, y la Segunda Cámara del Crimen lo condenó a siete años de prisión. Lo acusan de “lesiones calificadas por mediar relación de pareja entre autor y víctima, y privación ilegítima de la libertad, agravada por violencia en concurso real, amenazas simples y agravadas por el uso de arma”. Dicen testigos que en la última denuncia, el hombre llegó a la dependencia policial y la amenazó de muerte ahí mismo.

Estos delitos, por separado, son excarcelables. Pero el conjunto de todos ellos es lo que permitió llegar a la condena en efectivo. El hombre, por lo tanto, deberá cumplir su condena en prisión.

Dejá tu opinión

comentarios