caniche tapa

octubre 21, 2015 4:13 pm

Nuestros perros siempre hacen de las suyas y, en general, después de mandarse alguna tienden a poner su cola entre las patas y mostrar signos de culpa y arrepentimiento. Sin embargo, este pícaro perro tuvo una actitud completamente diferente.

Cuando lo engancharon en el momento justo de estar masticando y desparramando papel en el piso, él se quedó helado apenas un segundo e, inmadiatamente, supo lo que tenía que hacer.

Dejá tu opinión

comentarios