FelicidaT

julio 25, 2016 11:43 am

Las parejas para “toda la vida” son cada vez más raras en las relaciones humanas, que en un porcentaje altísimo terminan en ruptura. El psicólogo Rafael Santandreu apuesta por lo segundo e incluso da un salto lógico sobre esta premisa, pronosticando un futuro (más bien presente) de “monógamos en serie”: según él, lo ideal es estar 5 años en pareja, y chau.

“En el futuro ninguna pareja pretenderá estar toda la vida con el otro. En realidad, esto es muy absurdo; las parejas deberían cambiar cada cinco años. Entiendo que, a día de hoy, este discurso suena como algo lamentable, pero el ser humano no está programado para tener una convivencia basasda en la monogamia o en una pareja para toda la vida”, responde el profesional español

La entrevista formó parte de la campaña de lanzamiento del libro ‘Las gafas de la felicidad’, penúltimo título del popular psicólogo catalán. Para Santandreu, “la pareja tradicional ha funcionado hasta ahora porque el hombre era poseedor de la mujer, pero esto no es una vida en pareja, es la vida de un amo con un esclavo”.

santandreu-600x400

Sea o no cierta esta cifra mágica de cinco años para alcanzar la felicidad, lo cierto es que las estadísticas dan la razón a Santandreu en la primera parte de la premisa: por cada 10 matrimonios que se formalizan en España se producen 7 rupturas, una tasa (0,65) sensiblemente superior a la europea (0,46). Basándose en estos y otros datos, el psicólogo estima que “sólo una de cada tres parejas está satisfecha con su relación”.

Este “fracaso” sentimental es una de las principales causas de la infelicidad, siempre según Santandreu: “La principal causa de suicidio en el mundo es el desamor”. ¿La receta del psicólogo? Aparcar conceptos vencidos, como la fidelidad y la monogamia: “Sexualmente estamos muy reprimidos, sobre todo la mujer. Pretendemos vivir con una limitación sexual tremenda. Con este nuevo modelo alejado de la monogamia se solucionarían todos los problemas de celos o dependencias”.

Dejá tu opinión

comentarios