BarackObamaRaulCastro

diciembre 26, 2014 8:40 am

Cuenta una leyenda de la Primera Guerra Mundial, que la Nochebuena de 1914 se produjo una tregua de hecho. Cuando los combatientes de ambos bandos dejaron de dispararse, salieron de sus respectivas trincheras para saludarse e intercambiar presentes en la denominada zona de nadie. Probablemente sea este mismo espíritu el que haya traído una relativa calma a las situaciones que analizamos en nuestros resúmenes semanales.

Para empezar, en el plano internacional, la creciente crisis económica que se abate sobre Rusia, parece haber moderado sus apetitos geopolíticos. Por lo menos en lo que a Europa respecta, especialmente en la conflictiva región de Ucrania. Por su parte, los EE.UU. y Corea del Norte libran un combate, pero uno sin bajas. Uno que se desarrolla en los espacios virtuales de la Internet.

Igualmente, nuestra región termina el año con la caída de un muro de 50 años que separaba a Cuba de la potencia hegemónica y de varios países asociados a ella.

Finalmente, a nivel nacional, aunque persistan los síntomas de inquietud en varias áreas como la energética, la económica y las vinculadas a la seguridad, no se produjo el estallido social que era pronosticado por muchos. Pero la intranquilidad parece haberse trasladado al interior del núcleo gobernante, merced a la catarata de requerimientos judiciales, tanto nacionales como extranjeros que avanzan  lentamente, pero sin pausa.

Pero, tal como sucediera en el Frente Occidental, al día siguiente de la tregua de Navidad, lo más probable que los conflictos en desarrollo retomen su ritmo. Aún, incluso con más fuerza.

Dejá tu opinión

comentarios