robo celular

junio 22, 2016 9:39 am

A medida que aumenta la cantidad de celulares en el país también sube el número de robos de aparatos y ya se transformaron en uno de los elementos preferidos por los chorros.

Los números reflejan esta triste realidad, que según la Cámara de Agentes de Telecomunicaciones de Argentina, ocho de cada diez argentinos han sido víctimas del robo de su celular, modalidad delictiva donde en el 70% de los episodios hay violencia, y se estima que el negocio de la reventa en el mercado negro mueve unos $100 millones por mes.

Mendoza aporta una gran cantidad de robos a esta estadística, ya que ocupa el tercer puesto en el interior del país. El tope del ranking lo encabezan Rosario y Mar del Plata.

El licenciado en Seguridad Luis Vicat indicó: “Cabe destacar que en el 70% de los hechos, los usuarios son víctimas de hechos con violencia, bajo la forma de arrebatos callejeros o mediante la utilización de armas. En el restante 30% se trata de casos de hurtos, sin violencia, aprovechando el descuido de las víctimas”.

Este dato lo corrobora Jeremías, un vecino de la Ciudad de Mendoza, quien en menos de dos meses sufrió robos con ambas modalidades. “Primero sacaron un arma y me pidieron que les entregara el celular y, en otra ocasión, alguien me lo sacó del bolsillo sin darme cuenta”.

No hay que comprar robado

La Cámara de Agentes de Telecomunicaciones Móviles de Argentina lanzó una campaña contra el robo de celulares, pero esta vez atacando una de las variables que hacen posible el crecimiento de este mercado negro, que es la demanda de los propios ciudadanos adquiriendo aparatos cuyo origen es claramente ilícito.

Para intentar reducir este problema, se busca persuadir a los posibles compradores de teléfonos robados, planteando que esta adquisición irregular de celulares los hace cómplices de los delitos cometidos.

Se roban siete mil celulares por día

Las compañías de celulares informaron que se registran 7 mil robos cotidianos de celulares, cifra que posiciona al país al tope del ranking en América Latina.

La Policía indicó que es muy difícil tener un registro oficial, ya que muchas veces los usuarios no realizan la denuncia.

“Para los hechos de robos de celulares es indispensable comenzar a generar conciencia entre los usuarios. Por un lado, es clave que no compremos equipos de dudoso origen”, dijo Vicat.

Sostuvo que “de esa manera no se detiene la rueda de la violencia y el negocio espurio. Al mismo tiempo, hay que tomar recaudos. En la vía pública hay que evitar hacer llamadas o enviar mensajes”.

Sugirió que “para el caso de recibir llamadas o mensajes, si resulta muy necesario atender o chequear, hay que buscar espacios de resguardo, como un quiosco o el lobby de un edificio”.

En la Argentina, se estima que el robo de celulares mueve más de $100 millones mensuales, a un promedio de $500 la venta de la unidad luego de robada en alguna cueva, donde los equipos son liberados.

Este número se duplica o triplica si lo que se contabiliza es el precio al público, que supera los $1.500.

“Es necesario que los usuarios tomemos verdadera dimensión de este drama y dejemos de ser cómplices, y también reflexionemos sobre nuestro rol como usuarios para así tomar recaudos necesarios en un ambiente hostil y realmente peligroso”, concluyó Vicat.

Dejá tu opinión

comentarios