New York Times

febrero 10, 2015 2:40 pm

Los suicidios políticos son tan comunes en la Argentina que una palabra especial fue inventada por ellos. En Buenos Aires, las personas pueden estar en desacuerdo sobre si Alberto Nisman fue asesinado o se suicidó, pero la mayoría va a coincidir en que el fiscal fue ‘suicidado'”.

Así comienza la columna de opinión publicada en la edición de hoy del diario The New York Times, que volvió a darle un importante espacio al caso que sacude al país y llama la atención del mundo.

En el periódico estadounidense incluso se equiparó la conmoción que generó en la Argentina la muerte del funcionario judicial con el impacto que tuvo el asesinato de John Fitzgerald Kennedy en los Estados Unidos: “Nisman era sólo un fiscal, pero su muerte está revestida de una estupefacción al nivel de la que provocó la muerte de Kennedy”.

Dejá tu opinión

comentarios