David Cameron

junio 24, 2016 10:10 am

Los británicos decidieron  abandonar la Unión Europea, un seísmo que llevó al primer ministro  David Cameron a anunciar este viernes su dimisión, sumió a los  mercados en un agujero negro y hace temer un efecto dominó en Europa.

Los británicos votaron por un estrecho margen, 52%-48%, a favor  de que el Reino Unido salga del club europeo del que formaba parte  desde 1973. Pero inmediatamente los escoceses y norirlandeses se  mostraron en desacuerdo y pidieron sendos referendos para decidir  por su cuenta el futuro.

Los países fundadores de la UE anunciaron por su parte una  reunión extraordinaria el sábado en Berlín, el preludio de lo que  puede convertirse en una pugna diplomática con Londres de resultados impredecibles para todo el bloque.

España pidió inmediatamente una “soberanía compartida” sobre  Gibraltar, un territorio que votó casi por unanimidad por quedarse  en la UE.

El candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, en  Escocia este viernes para inaugurar un campo de golf, dijo en  cambio que el Brexit le parecía “fantástico”.

Las bolsas caían en picado, la libra esterlina marcaba sus  peores registros de los últimos 30 años y los inversores compraban  alocadamente deuda alemana, amenazando con una nueva crisis  financiera a la maltrecha zona euro.

El Banco de Inglaterra se mostró dispuesto a inyectar  inmediatamente 250.000 millones de libras esterlinas en liquidez.

Y mientras los banqueros centrales y los inversores  internacionales intentaban capear el temporal, la primera víctima  política fue el hombre que ideó el referéndum sobre la permanencia  británica en la UE, el propio Cameron.

Dejá tu opinión

comentarios