Macri

julio 24, 2016 12:00 pm

Como en las partidas de naipes donde lo que se lleva uno le resta a su adversario, la política argentina empieza a transitar un juego de suma cero, cuyo patrón de movimiento será el éxito o fracaso de la política económica de Mauricio Macri.

Así, mientras el Gobierno acertaba con las medidas económicas -salida del cepo cambiario, acuerdo con los holdouts- logró imponer condiciones y se entusiasmó con sumar aliados a su base legislativa y territorial. En sentido contrario, cuando el tarifazo impuso una agenda negativa, los reagrupamientos opositores tomaron fuerza y se volvieron amenaza.

En el juego de suma cero, el oficialismo ya prácticamente no está regido por el cordón sanitario al PJ que antes imponía el asesor estrella de Mauricio Macri, Jaime Durán Barba.

En ese marco, armadores clave de Cambiemos como el ministro  del Interior, Rogelio Frigerio, su vice, Sebastián García de  Luca y el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, – los dos últimos peronistas- apuntan a incorporar a orgánicos del  PJ, massistas, progresistas y referentes provinciales o  vecinales de cara a las elecciones legislativas de 2017.

Pero no se trata únicamente de la costura electoral. Frigerio se ocupó de aceitar el diálogo con los gobernadores de otras fuerzas sobre la base del reparto de fondos a las provincias,  pero su trabajo casi regresa al punto de partida cuando las  nuevas facturas de gas comenzaron a llegar con aumentos  desmedidos.

La pata multipartidaria .

“Tenemos que ampliar la base de Cambiemos y excede a lo que  se define como ‘la pata peronista’. Si la economía empieza a funcionar, como todo indica que ocurrirá en el último trimestre del año, esa nueva fusión será posible”, sintetizó uno de los sastres políticos del oficialismo.

La estrategia consiste en tender buenas relaciones con dirigentes territoriales de otras fuerzas, con el objetivo de mínima de que sean aliados circunstanciales, y de máxima, para  que den el salto a la alianza gobernante.

En ese péndulo se mueven, por ejemplo, los gobernadores de Neuquén, Omar Gutiérrez (MPN) y de Salta, Juan Manuel Urtubey (PJ), quienes seguramente tendrán oferta electoral propia en sus provincias, pero sus legisladores suelen ser grandes contribuyentes del quórum de Cambiemos.

En cuanto al peronismo, el Gobierno busca aprovechar una situación prácticamente inédita, la falta de un jefe que conduzca el Estado y, por ende, de un líder natural.

En la provincia de Buenos Aires, el Gobierno de María Eugenia Vidal sumó al ex massista e intendente de San Miguel, Joaquín de la Torre al gabinete y comenzó a incorporar alcaldes de otros signos políticos, con la lógica de que a mayor cercanía del poder más beneficios habrá para repartir en sus comarcas.

En el plano nacional tienen apuntados a intendentes del Frente Renovador como el catamarqueño Raúl Jalil o el salteño Gustavo Sáenz y también aspiran a fortalecer su oferta electoral bonaerense con la jefa del GEN, Margarita Stolbizer.

En el macrismo saben que para que todo este proceso de seducción  avance, la reactivación de la economía es crucial. Stolbizer, iluminada en los últimos días por su pelea pública con Cristina Kirchner, se muestra cerca de Sergio Massa, pero posiblemente despegue si el ex intendente de Tigre se reinserta o estructura su armado el año próximo en el PJ.

Por otra parte, la estrategia del oficialismo de afiliar en todas las direcciones puede operar como manta corta. Un sector  de la UCR bonaerense levantó la voz ante el salto del alcalde de Azul, el peronista Hernán Bertellys, a Cambiemos, justo en el interior provincial donde el radicalismo talla.

Desplantes similares ocurrieron en otras provincias como Córdoba por la afinidad entre el gobernador peronista Juan Schiaretti y Macri.

Encuestas y candidatos  .

Tomando como base la estratégica provincia de Buenos Aires, Massa sigue firme en las encuestas, pero ese alineamiento del electorado aparece volátil y, sin caja de un Estado grande que  lo respalde, le cuesta plasmarlo en los territorios.

Sondeos recientes realizados por Hugo Haime y Ricardo Rouvier coincidieron en que, hoy, los bonaerenses elegirían a Massa, Daniel Scioli, Florencio Randazzo y Elisa Carrió, en ese orden, para senador nacional por Buenos Aires.

La grilla sorprendió en los laboratorios de Cambiemos por la continuidad de Scioli como figura electoral atractiva y por la posición de Carrió, detrás del podio peronista.

La jefa de la Coalición Cívica prepara su reaparición luego  de un reposo por orden médica y en su entorno deslizan que su preferencia sigue siendo competir el año próximo para ser  senadora por Buenos Aires.

En Cambiemos no lo dicen, pero  esperan que vuelva a ser diputada por la Ciudad de Buenos Aires,  sobre todo por su capacidad disruptiva.

La chaqueña ya les puso bolilla negra a otro posible  candidato en Buenos Aires como Jorge Macri, al intendente de  Lanús, Néstor Grindetti, y a los principales responsables de la  seguridad provincial, Cristian Ritondo y el jefe de Policía,  Pablo Bressi.

Por si fuera poco, frena otra probable incorporación de Cambiemos, la del intendente peronista de Ezeiza, Alejandro Granados, justo en el terreno donde el macrismo más necesita  sumar en términos electorales: el Conurbano.

En esa geografía donde se agrupa casi el 25 por ciento del padrón electoral del país, un grupo de intendentes liderados por el de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde y el de San Martín, Gabriel Katopodis, busca encarnar la renovación peronista. ”

El Grupo Esmeralda”, donde pivotean dos ex hombres fuertes  del último gobierno, Florencio Randazzo y Julián Domínguez,  comenzará el martes en La Plata una serie de ocho encuentros,  uno por cada sección electoral, para ensanchar esa construcción.

Su hilo discursivo será la autocrítica por los casos de corrupción surgidos en el último gobierno y la reinvindicación  de las políticas sociales de la última década, que a su juicio  fueron dejadas de lado por el Gobierno de Macri.

El mensaje buscará empalmar con el que suele bajar el Papa Francisco y por ahora se circunscribe a Buenos Aires. Como en  los otros escuadrones, su predicamento dependerá en gran medida  del éxito o fracaso del plan económico macrista.

Por Gabriel Profiti – Noticias Argentinas

Dejá tu opinión

comentarios