madre su 2

noviembre 9, 2015 6:24 pm

Sin esperar al escrutinio, los seguidores de la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi se lanzaron a la calle este pasado domingo por la noche tras votar masivamente en las primeras elecciones libres de Myanmar (Birmania) en veinticinco años.

Con los primeros resultados previstos para este lunes, todo indica que su partido, la Liga Nacional para la Democracia (LND), alcanzará una arrolladora victoria como en 1990, cuando la Junta militar anuló su triunfo y la recluyó bajo arresto domiciliario.

Con una participación del 80 por ciento en un censo electoral de treinta millones de personas, para muchos birmanos esta era la primera vez que acudían a votar y no podían ocultar su emoción. “Me siento libre. Me he levantado a las cinco de la mañana y, cuando he llegado al colegio electoral antes de que abriera a las seis, ya había un centenar de personas esperando para votar”, explicaba sonriente Win Htet Aung, un empresario de 37 años que está montando una tienda de juguetes.”He votado a Madre Su porque he visto muchas cosas malas en mi país, como la dura represión durante la Revolución de 1988 o contra la Revuelta Azafrán de los monjes budistas en 2007, y quiero una vida mejor para las nuevas generaciones”, aseguraba señalando a su hija Mya Thet Hla Aung, de nueve años.

A pesar de este apoyo multitudinario, Aung San Suu Kyi no podrá ser presidenta porque un artículo de la Constitución promulgada en 2008, promovida por los militares, veta en dicho cargo a los cónyuges de extranjeros y ella es viuda de un británico con el que tuvo dos hijos. De todas maneras, Aung San Suu Kyi ha anunciado que será ella quien mande en el Gobierno si su formación gana las elecciones.

Todo indica que su victoria será abrumadora. Pero está por verse que pueda obtener mayoría absoluta porque, a través de otro periplo legal, la Constitución reserva al Ejército el 25 por ciento de los escaños del Parlamento. Tal cupo obliga al partido de Aung San Suu Kyi a hacerse con un tercio de los diputados para alcanzar la mayoría, mientras que la formación en el Gobierno, compuesto por antiguos generales, solo necesita un cuarto de los escaños para así sumarlos a los de Ejército y seguir conservando el poder.

De más de una veintena de votantes consultados, solo una mujer de veintiocho años, Khaing Thant Sin Aung, reconocía haber escogido la papeleta del gobernante Partido por el Desarrollo y la Solidaridad de la Unión (USDP), del presidente Thein Sein y su gabinete reformista.

 

Dejá tu opinión

comentarios