Hospital-Lencinas

mayo 11, 2015 10:14 am

Un joven de 19 años manipulaba un revólver calibre 22, dentro de una habitación a la que se entra por un portón, y accidentalmente se disparó, alcanzando el rostro de una chica de 21 años que se encontraba cerca. El disparo produjo la muerte de la mujer, ante lo cual el hombre afirma haber estado convencido de que el arma estaba descargada. El hecho ocurrió en Godoy Cruz, en la siesta del sábado.

La víctima fue identificada como Ayelén Peña, madre de tres niños de 6, 3 y 1 año. Todo ocurrió en una vivienda de la calle Talcahuano casi Río Chico, en la que se encontraban la víctima fatal, identificada como Ayelén Peña, su pareja, Luciano Emanuel Acosta, de 22 años, y un amigo de ambos, Ezequiel Liberona, de 19. Fue esta última persona quien accionó el revólver cuyo disparo terminó con la vida de la joven madre.

Dada la cercanía del domicilio con el Hospital Lencinas, la mujer fue trasladada de inmediato a ese centro asistencial, pero nada se pudo hacer para salvar su vida. Pero luego, cuando los pesquisas se dispusieron a hacer las averiguaciones pertinentes, se encontraron con que el arma homicida no estaba en el lugar de la tragedia. La familia de la chica muerta aseguraba que estaba sobre una cama, pero esto no fue así cuando Científica intentaba recabar datos sobre el triste hecho. Más tarde, un hombre acercó el revólver a la oficina fiscal, y allí se descubrió que no tenía papeles y que había sido comprada ilegalmente en la zona circundante.

Tras la autopsia correspondiente, el fiscal decidió acusar a Ezequiel Liberona por “homicidio culposo”, es decir, sin intención de haberlo cometido. En el hecho intervienen la Oficina Fiscal n°4 y la Comisaría 27°.

Dejá tu opinión

comentarios