Martino

junio 25, 2016 4:22 pm

Caso excepcional: Gerardo Martino llega por tercera vez consecutiva a la final de la Copa América con dos selecciones diferentes, Paraguay en 2011 y Argentina en 2015 y esta edición Centenario. Perdió las dos primeras. ¿Cuál de los dos refranes populares le tocará vivir el domingo? Aunque no le corresponda, el Tata carga además con la frustración albiceleste del Mundial Brasil-2014, cuando su antecesor Alejandro Sabella ocupaba el banquillo, y los 23 años de sequía desde la Copa América Ecuador-1993.
“Falta un partido. Y lo que tenemos que hacer es ganarlo. Para cambiar esto tenemos que ganarlo. No queda otra”, sentenció con dureza de cara a la final revancha contra Chile el domingo en East Rutherford, frente a Nueva York. Aún golpeado por la opinión de la prensa tras la definición por penales perdida en Santiago en 2015, el entrenador está convencido de que la Selección argentina no será juzgada por su muy buena actuación en lo que va del torneo. “Exclusivamente dependerá del resultado de la final”, dijo.
Después de 18 partidos en las últimas tres Copa América y dos subcampeonatos, nadie más que Martino quiere acallar críticas.

La incógnita es Di María

Martino aún mantiene una duda sobre el equipo titular que jugará la final de la Copa América Centenario ante Chile. Hay un nombre que lo desvela porque no tiene la certeza de poder contar con él. Ángel Di María es la gran incógnita de la Selección argentina. El volante padeció un pequeño desgarro en el duelo ante Panamá pero se recuperó con rapidez. Cuando parecía que iba a estar en el último partido, una nueva molestia lo puso en duda.

El “Tata” esperara al jugador del PSG hasta hoy. Pretende evaluarlo en la última práctica de fútbol previa a la final y decidir si lo tiene en cuenta, o si se inclina por otro volante. El que tiene más posibilidades de reemplazarlo es Erik Lamelaya que Nicolás Gaitán, que fue titular en el encuentro ante Venezuela, también arrastra molestias físicas.

El viernes Di María se entrenó de manera diferenciada aunque cuando le tocó rematar al arco no sintió dolores. El “Tata” no lo va a arriesgar y por eso dilata la decisión. No quiere poner en el campo de juego a un jugador que puede lesionarse al poco tiempo de haber ingresado. Eso le haría perder un cambio en el medio de una final.

Dejá tu opinión

comentarios