padre-buela

diciembre 1, 2016 4:30 pm

Un nuevo sacerdote sumó su testimonio a la serie de denuncias por supuestos abusos sexuales sufridos por parte del fundador del instituto religioso del Verbo Encarnado (IVE), el cura Carlos Miguel Buela, que de San Rafael, Mendoza, pasó a estar recluido en un monasterio de Palencia, en España, por disposición del Vaticano.

Se trata de un hombre identificado con el nombre de Luis, que acusó a Buela de haberlo acosado en el IVE cuando era seminarista: en mayo de 2007, según precisó.

Las denuncias contra Buela recobraron estado público en medio del revuelo en torno de la reciente detención de dos sacerdotes, un monaguillo y un empleado del instituto para niños hipoacúsicos, Próvolo de Luján de Cuyo, todos ellos imputados de abuso sexual agravado.

Mientras tanto, el polémico instituto de San Rafael fundado por Buela en 1984 suma acusaciones y acumula una estadística negativa: unos 450 curas abandonaron la congregación y la mitad de ellos, dejaron de ejercer el ministerio del sacerdocio.

Buela fue recluido por el papa Francisco y antes por Benedicto XVI a un Monasterio de San Isidro de Dueñas de Palencia (España), luego de que se lo acusara en repetidas ocasiones de abusar sexualmente de otros sacerdotes.

De acuerdo con su página web, el IVE realiza obras de caridad en lugares y situaciones en que nadie más se animaría, según los testimonios en internet de sacerdotes que llegan hasta los sitios en los que el mundo está en guerra.

La situación de Buela ha logrado confundir a algunos miembros de la organización que prefieren creer que se “difama a un santo” antes de admitir que la cabeza de la organización está corrompida. Una de las víctimas explicó que “es como sentir que es tu propio papá es el que te está violando”.

Dejá tu opinión

comentarios