1417380488141130331

noviembre 30, 2014 8:41 pm

Con disfraces de sus inolvidables personajes y entre lágrimas, una multitud de mexicanos despidió este domingo a Roberto Gómez Bolaños “Chespirito”, ídolo televisivo de infancia en América Latina, en un sobrio homenaje en el emblemático estadio Azteca.

Las gradas del estadio se poblaron de miles de niños, adultos y ancianos que recibieron en pie y con gritos de “¡Chespirito, Chespirito!” la entrada a la cancha del féretro del popular comediante, fallecido el viernes a los 85 años.

Vestida de negro, Florinda Meza -segunda esposa de Gómez Bolaños y figura de sus series- ocupó un lugar reservado frente al escenario junto a los seis hijos del actor, que vestían camisetas rojas con el característico corazón amarillo del personaje “Chapulín colorado”.

Los entusiastas seguidores de Gómez Bolaños llegaron a ocupar un tercio de las localidades del estadio, con capacidad para 105.000 personas, pero muchos se retiraron a medida que avanzaba este homenaje organizado por la cadena Televisa, que fue retransmitido en otros países como Brasil.

La mayoría llevaba alguna vestimenta u objeto de las series de “Chespirito”, como las clásicas antenas del “Chapulín colorado”, el martillo de goma que este torpe y bienintencionado superhéroe llamaba chipote chillón o la característica gorra y tirantes del “Chavo del ocho”.

Participar de esta despedida “es una forma de agradecer a Chespirito por todos estos años que nos hizo reír”, explicó a la AFP su admirador Eduardo de la Borbolla.

Dejá tu opinión

comentarios