XLS (1) copia

septiembre 1, 2016 1:17 pm

Después de las últimas experiencias en el estadio de River, donde hizo casi siempre de local, la selección huyó despavorida y buscó protección en el interior del país. La indiferencia del Monumental semivacío en el debut en las eliminatorias, en octubre de 2015, empujó a la selección lejos de la Capital en busca de un trato más afable. Que un puñado de hinchas ecuatorianos haya marcado el ritmo de aquella noche resultó una estocada al orgullo de pertenencia de los futbolistas argentinos. El sosiego del público fue tan contundente como la derrota por 2 a 0 del equipo que conducía entonces Gerardo Martino. Una relación de amor que terminó transitoriamente de común acuerdo.

La selección jugó 37 partidos en el interior en los últimos 25 años: ganó 27, empató 8 y sólo perdió 2. Para encontrar el último antecedente de derrota fuera de Capital Federal hay que remontarse a 2009 cuando, conducida entonces por Diego Maradona, se refugió en Rosario escapándole a una indiferencia cada vez más creciente en el Monumental. El plan, focalizado mayormente en el apoyo popular y sin demasiado sustento futbolístico, se cayó como un zeppelín de plomo: la Argentina fue vapuleada 3 a 1 y quedó comprometida para clasificarse al Mundial de Sudáfrica 2010.

Dejá tu opinión

comentarios