Accidente de moto 2

julio 1, 2015 5:04 pm

En lo que va del año, la cifra ascendió al 45% sobre hechos similares, en relación a los mismos meses de años anteriores (44 muertes) al 12 de junio de este año

En lo que va del año, murieron en accidentes 31 personas que circulaban en moto, cifra que equivale al 42% de los fallecimientos por siniestros viales que se producen en toda la provincia. Para marcar el contraste, es importante remarcar que durante todo el 2014 murieron 61 motociclistas, y durante los primeros 6 meses de este año ya son 44 los que perecieron al chocar o caerse de la moto. O sea, que faltando un semestre para que se termine el año, ya superamos la mitad de fallecimientos, es decir, un 42%.

El dato fue difundido por Hugo Fiorens, de la organización no gubernamental Voluntarios en Red, (tal vez la entidad mendocina más abocada al registro real de accidentes viales). Sin embargo, el dato también fue confirmado por la Policía de Mendoza y aunque contabilizan dos fallecidos menos, reconocen un fuerte incremento.

Al respecto, desde la Oficina de Prensa del Ministerio de Seguridad, confirmaron a El Ciudadano que este importante porcentaje de accidentes se produce por infracciones de alta velocidad y falta de dominio del rodado. La mayoría de las víctimas fatales tienen entre 18 y 35 años y el 92% son hombres.

Así, el promedio es de 7,2 muertes por mes y, de seguir así, a fin de año la cantidad de fallecimientos por accidentes en motos rondaría los 100.

“Como todos sabemos, la problemática de la seguridad vial sigue siendo un problema de grandes magnitudes, ante el que hay que utilizar todo tipo de estrategias en los cuatro grandes elementos que componen la seguridad vial: la vía y entorno, el vehículo, el factor humano y la norma y su control. En tal sentido, hemos realizado múltiples aportes sobre estos temas pero, lamentablemente, no hay voluntad política ni social para realizar los cambios necesarios”, señaló.

Causas más frecuentes

De acuerdo a la investigación, en el análisis de casos realizado por los Voluntarios en Red de Mendoza, la falta de uso de casco o los no homologados (deficientes) que se utilizan para evitar multas y no su verdadero propósito que es salvar la vida, es la principal causa.

La segunda es la sobrecarga de personas en relación a la cilindrada y el peso. Durante marzo, la Policía retuvo 34 motocicletas por llevar más personas de lo permitido y la mayoría no tenían casco.

En tercer lugar lo comparten las siguientes negligencias: falta de luces, pobre uso de chalecos refractarios, exceso de velocidad y maniobras peligrosas.

Otras causas, que de una forma u otra condicionaron la estadística, fueron: conducir alcoholizado, entrega de carnet de conducir sin la debida información y/o capacitación, deficiencias en las vías de circulación o asfalto mojado y/o manchas de aceite y falta de control policial.

Comprar fácil y no pensar

Otra de las causales que justifica el aumento de accidentes es la cantidad de motos que hoy hay en calle. La facilidad para la compra en cuanto a precios, calidad, acceso al crédito y economía en combustible, han hecho del uso de la motocicleta un vehículo de transporte corriente, pero que sin la debida concientización, capacitación y falta de controles, su uso se esta convirtiendo en una trampa mortal para sus usuarios. “Podemos ver a diario a familias completas, hasta cinco, inclusive, circulando por nuestras calles y rutas. Es el transporte más usado para llevar a los chicos a las escuelas (sectores más humildes), o utilizado para trabajar (delivery),” dijo Fiorens.

El mecanismo de las lesiones

Cuando el vehículo se ve envuelto en un choque, el conductor suele sufrir una caída. Si su cabeza golpea contra un objeto, como puede ser el suelo, se produce una lesión por contacto o impacto directo. Pero además, el movimiento que el cuerpo, cabeza incluida, traía durante la marcha sobre la moto o bicicleta se detiene bruscamente, mientras el cerebro continúa moviéndose dentro del cráneo en la dirección del movimiento corporal y luego de chocar contra la pared interna del cráneo es impulsado en la dirección opuesta. Este tipo de impacto interno, puede provocar desde una lesión cerebral pequeña hasta una tan grande que provoca la muerte. Las lesiones en la cabeza pueden ser de dos tipos: abiertas o cerradas, es decir, con heridas abiertas o no. En el primer caso se produce una fractura o penetración del cráneo que puede producir serias lesiones cerebrales. En el caso de heridas cerradas las lesiones se producen cuando el cerebro se sacude dentro del cráneo.

Mueren más jóvenes

Gracias a los datos aportados por esta ONG mendocina se pudo establecer que el promedio de fallecidos en la provincia no supera los 30 años de edad. La más joven de las personas que perdió la vida a bordo de una moto, este año, es un niño de 10 años que murió junto a su mamá, mientras que el de mayor edad tenía 57.

Cabe aclarar que todos los fallecimientos se produjeron en el lugar del accidente y que la estadística no cuenta a los muertos en los hospitales dentro de los 30 días posteriores a los hechos. Tampoco contempla las cifras respecto de lesiones incapacitantes, permanentes o temporarias.

Según Luchemos por la Vida, lo fundamental para reducir este flagelo es lograr el uso generalizado del casco, además de incrementar los controles y sanciones, frenos a los transgresores y educar a los usuarios de motos.

Para finalizar, vale citar que, según Luchemos por la Vida, los motociclistas que usan el casco tienen un 73% menos de mortalidad que los que no lo usan, y hasta un 85% menos de lesiones graves. “El casco constituye el principal elemento de protección cuando se viaja en moto, ciclomotor o bicicleta”, concluyen desde esta ONG.

Dejá tu opinión

comentarios