perros callejeros

noviembre 17, 2015 6:30 pm

La triste noticia de la muerte de Fueguito –o Fachita, o Fénix, como se lo conocía antes de su calvario– a manos de Ricardo Manson, un vecino de San Francisco del Monte, en Guaymallén, despertó la inmediata alarma de los mendocinos, que se animaron a militar la causa y denunciar más aberraciones similares a ésta.

Lo que tienen que saber los mendocinos es que el Código Penal contiene una ley –conocida como Sarmiento, pero reformulada recientemente– que castiga la violencia contra los animales “con prisión de 15 días a un año el que infligiere malos tratos o hiciere víctima de actos de crueldad a los animales”, según el daño que haya ocasionado.

El problema de la aplicación de esta Ley en Mendoza es que ningún juez se anima a aplicar las penas descritas en el Código Penal en casos de violencia animal. Estas sanciones establecen dos tipos de condenas dependiendo la gravedad de la agresión.

La primera está relacionada con los actos de maltrato en los que se incluyen hacer trabajar a un animal de manera indebida o no alimentarlo como corresponde.

Por su parte, más graves son los actos de crueldad practicados a los animales. En este apartado se ubican: practicar la vivisección de un animal (abrirlo vivo para estudiarlo); mutilar cualquier parte del cuerpo de un animal, salvo que el acto tenga fines de mejoramiento; intervenir quirúrgicamente animales sin anestesia y sin poseer el título de médico o veterinario; causar la muerte de animales grávidos; lastimar o arrollar animales intencionalmente, causarles torturas o sufrimientos innecesarios, o matarlos por el sólo espíritu de perversidad y realizar actos públicos o privados de riñas de animales, corridas de toros, novilladas y “parodias”, en que se mate, hiera u hostilice animales.

Esto implica que cualquier ciudadano que viva una situación descripta en el Código Penal, puede realizar la denuncia en la fiscalía más cercana a la zona para que tenga ingerencia en el caso.

Esta situación la vivió Claudia Gutiérrez, una vecina de Junín que denunció a su vecino tras una amenaza de asesinato a su mascota. “Un vecino se acercó a decirnos que iba a matar a nuestro perro porque le había ladrado cuando pasó por la vereda”, contó la juninense, quien inmediatamente radicó la denuncia –tal como le indicaron– en la Comisaría de Junín.

Qué hacer con los perros de la calle

La militante mendocina por los derechos de los animales Marcela Jakubson, en diálogo con El Ciudadano, explicó los pasos a seguir en caso de encontrar un perro callejero.

Jakubson indicó en ese sentido que, “cuando te encontrás un animal, lo primero que hay que hacer es ver en qué situación está (si está atropellado o si es un cachorro) e inmediatamente llevarlo a una veterinaria”, y aclaró al respecto que “hay una gran cantidad de enfermedades que hay que descartar antes de cualquier cosa”.

También explicó que después hay que conseguir fondos para cubrir las vacunas y los gastos de atención que necesite el animal. Además aclaró que es preferible “no llevarlo a un refugio”, ya que están saturados y no le pueden ofrecer la mejor opción.

Hacerse cargo es la mejor forma de ayudar

Jakubson concluyó explicando que la persona que encuentra el animal callejero debe hacerse cargo y no delegarle la responsabilidad a otra persona o institución.

También aclaró que la mejor forma de ayudar “no es aportando plata a una institución”, sino “haciéndose cargo del animal que se encuentra en la calle”.

Y agregó: “Nos tenemos que sincerar sobre qué queremos en cuanto a la protección de los animales. Si vamos a involucrarnos hay que tomar concienca de que no todo se trata de publicar una foto en Facebook y listo; hay que estar comprometido en serio y cuidarlo, encontrarle un hogar y después verificar que en su nueva casa lo traten bien”.

¿Y el hospital veterinario?

Un año atrás, precisamente en octubre de 2014, se inauguró en Mendoza un hospital veterinario en el Lencinas, que funcionaría con aportes de Nación y el apoyo de toda la comunidad para atender castraciones, desparasitación e inmunizaciones. Sin embargo, los ambientalistas opinan que no funciona como debiera y lo tildaron de ser solamente una “promesa de campaña”.

Manson podría recibir una condena histórica

Ricardo Manson, el hombre que mató a Fueguito, podría recibir una condena histórica en la Justicia mendocina, que podría generar un precedente para futuros casos de violencia hacia los animales.

La Justicia ordenó que el hombre sea sometido a juicio oral por violar un artículo de la ley que penaliza la crueldad animal.

Cuando sucedió el hecho, tres abogados de asociaciones por la defensa de los derechos de los animales denunciaron a  Manson, quien fue imputado y luego detenido por dar una dirección incorrecta de donde se alojaba, tal como marcan los procedimientos judiciales.

En ese momento, el acusado no quedó detenido porque pagó una fianza de $15 mil pero después fue declarado “peligroso para sí y para terceros” luego de una pericia solicitada por la Sociedad Mendocina Protectora de Animales. Por ese motivo se lo intimó a que se presente todos los meses en el Hospital Psiquiátrico El Sauce y semanalmente en la Justicia.

Ahora, Manson será enjuiciado en el Sexto Juzgado Correccional, a cargo de la magistrada Carolina Rivera, por quemar y causar la muerte tras tres días de agonía de Fueguito.

La única salida es la castración

Los militantes por los derechos de los animales coinciden al explicar que la única salida a la proliferación de perros callejeros es la castración. Por ejemplo, Marcela Jakubson comentó: “Es importante concientizar a la población de la importancia de la castración”.

En ese sentido, las comunas del Gran Mendoza han incorporado móviles de castraciones que recorren los barrios y atienden a las mascotas de los vecinos de manera gratuita.

En Godoy Cruz, además, hay un quirófano fijo que da turnos a los vecinos pero únicamente diferidos. Los interesados deben asistir personalmente al Departamento de Control Animal, ubicado en Montes de Oca y Antártida Argentina.

Dejá tu opinión

comentarios