IMG_4727

enero 16, 2015 8:48 am

Tras la concurrida marcha que llevaron a cabo los productores y que mostró a más de mil tractores marchando por las calles del microcentro mendocino, los viñateros de menor envergadura le apuntaron a la Fiesta de la Vendimia y pidieron que ese presupuesto se destine a solucionar el conflicto que arrastran desde hace meses por el precio del vino.

Quien tomó la bandera de este grupo de viñateros es Gustavo Scaiola, quien a través de Facebook creó la página No a la Fiesta de la Vendimia 2015 para concientizar a todos los mendocinos acerca del problema que arrastran los trabajadores del sector. “Con el dinero que generan los pequeños productores ya no se puede vivir. La verdad es que está todo carísimo y el precio del vino muy barato. Por eso decidimos crear este medio de comunicación y poder transmitirle nuestra problemática a todos los mendocinos”, aclaró Scaiola.

Además, aclaró que la idea es no meterse con la fiesta sino que se tengan en cuentan los problemas financieros del sector y se realice una fiesta más acotada y acorde a los tiempos que están transcurriendo. “Se podría realizar una fiesta más austera como la que se realizó en 2002 en el estadio Malvinas. Creo que no hay necesidad de gastarse $60 millones (el presupuesto destinado a la fiesta) en una celebración cuando a los productores les está costando subsistir y se está negociando”, afirmó este pequeño productor.

Múltiples problemas

Los productores que marcharon ayer deslizaron cuales son sus problemas. “En estos momentos hay excedentes vínicos que se han producido por la falta de gestión, por la inacción para exportar, para revitalizar el consumo interno y en una industria donde veníamos ordenados se ha desarticulado. Estamos en una zona de Luján el malbec, del cabernet que ha llevado a Mendoza a muchas partes del mundo, sin embargo nuestros productores hace cuatro años que reciben el mismo precio, lo cual no justifica todos los cuidados y el trabajo que tiene que realizar el pequeño productor. Necesitamos urgente el aporte de 50 millones de pesos que venimos reclamando”, dijo Carlos Iannizzotto, gerente de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas (ACOVI).

Por su parte, Scaiola también aclaró que para un pequeño productor comprar los insumos es un alto costo como así también el precio que hay que aportar en Irrigación y la suspensión de los operativos antigranizo.

El precio es la cuestión

El problema de los viñateros se presentó porque el año pasado hubo un exceso de producción principalmente de la uva criolla. Esa situación provocó que el precio de ese vino bajara considerablemente afectando la rentabilidad del producto. A raíz de esto, los productores le pidieron al Gobierno que comprara todo el exceso de producción y que lo transformaran en mosto o lo destilaran cosa que no sucedió.

Sobre el Fondo de Estabilización de Stock que lanzó el Gobierno, Iannizzotto indicó que “esto no alcanza. A 15 días de la cosecha seguimos con anuncios y no con la instrumentación que pedimos desde julio. El punto hoy es que el productor se encuentra desconcertado y sin posibilidad de cosechar. Lo que nosotros necesitamos es que se ponga en marcha el operativo para sacar el excedente y de esta manera poder cosechar./ Matías Caliri

Dejá tu opinión

comentarios