Motos sin casco

agosto 20, 2015 7:00 pm

Los accidentes en moto representan en las estadísticas un 60% del total de víctimas fatales provocadas por un siniestro vial.

Al respecto, Hugo Fiorens, titular de Voluntarios en Red, comentó a El Ciudadano sobre la problemática. “Como padre puedo decir que esto es algo trágico y sin retorno, ni para los fallecidos ni para los familiares, por los daños que esto ha provocado. Esto se sigue repitiendo en toda Mendoza y en todo el país. En lo que va del mes de agosto han fallecido once personas: seis eran motociclistas”, señaló el especialista en prevención vial y referente local de la actividad solidaria y comunitaria.

El tema, una vez más, ocupa las páginas centrales de este diario a raíz de que la madrugada de ayer, en la rotonda Hilario Cuadros, más conocida como la rotonda de Regalado Olguín y Boulogne Sur Mer, en Las Heras, tres jóvenes perdieron la vida cuando circulaban en una misma moto. Esta fatalidad engrosa la lista negra del corriente mes, posicionando a esta época del año como la peor de los últimos tiempos, contabilizando un 25% más de fallecimientos viales que en el mismo período de 2014.

Además, el uso de la motocicleta no sólo determina un incremento en cantidad de muertes, ya que también refleja un aumento del número de accidentes de tránsito en general, sin muertes de por medio, pero con secuelas físicas y psicológicas.

“La mayoría de los que tienen accidentes en moto sufren heridas graves; en algunos casos quedan discapacidades en forma permanente y otras en forma temporal. Pero esto representa meses de internación o tratamiento, en algunos casos prótesis que no todo el mundo puede acceder a ellas e incluso el Estado no las puede comprar fácilmente. Por lo tanto, muchas personas quedan sin tratamiento y con discapacidades”, comentó Fiorens.

Las muertes de la pobreza

Otra cara de la problemática está relacionada a la pobreza. Muchas familias ven en la moto su única posibilidad de traslado debido a su bajo costo de mantenimiento y las altas posibilidades de financiación al momento de adquirirla. Sin embargo, este fenómeno tiene su correlato negro.

En primer lugar, a pesar de que la ley no permite que los menores de 6 años edad sean acompañantes, todos los días, con solo salir a la calle podemos comprobar familias enteras subidas a una misma moto, y ante las necesidades de los que menos tienen, la Policía hace la vista gorda y a veces ni los paran.

En segundo lugar, no existe en el mercado un casco que proteja la cabeza de un niño de 7 años y muy pocos de los que viajan con un chico de esa edad y sin casco lo hacen por placer.

Al respecto, desde el Hospital Pediátrico Humberto Notti indicaron que cada vez reciben más niños con traumatismo de cráneo. Esto, evidentemente es consecuencia de una caída en moto, auque muchas veces llegan a la guardia con otra historia por temor a ser sancionados si se descubre que las heridas provienen de un accidente en moto.

“Muchos de estos chicos van con un casco que no se adapta a su cabeza o directamente sin casco entre el padre y la madre y esto no significa ningún tipo de protección cuando se produce un incidente. Los chicos no pueden ser acompañantes en moto hasta los 7, edad a la que se puede conseguir un casco para niños”, explicó Fiorens.

Cada vez más jóvenes

Gracias a los datos aportados por Voluntarios en Red, se pudo establecer que en Mendoza el promedio de edad de las personas que fallecieron este año al accidentarse en moto no supera los 30 años. La persona más joven fue un niño de 10, que murió en febrero junto a su mamá, mientras que el de mayor edad tenía 57.

En tanto, con relación al último mes, la mitad de las tragedias contabilizadas fueron protagonizadas por personas que no alcanzaban los 30 años. “En este caso, de los seis fallecidos, cinco tenían entre 17 y 22 años y una sola persona 29”, comentó Fiorens.

Vale la pena aclarar que todos los fallecimientos se produjeron en el lugar del accidente y que la estadística no cuenta los muertos en los hospitales dentro de los 30 días posteriores a los hechos. Tampoco contempla las cifras respecto de lesiones incapacitantes, permanentes o temporarias.

Por otra parte, según un informe presentado a la prensa por la asociación civil Luchemos por la Vida, lo fundamental para reducir este flagelo es lograr el uso generalizado del casco, además de incrementar los controles y sanciones, frenar a los transgresores y educar a los usuarios de motos.

No queda otra: hay que usar casco

Según Luchemos por la Vida, los motociclistas que usan el casco tienen un 73% menos de mortalidad que los que no lo usan, y hasta un 85% menos de lesiones graves. “El casco constituye el principal elemento de protección cuando se viaja en moto, ciclomotor o bicicleta”, concluyen desde la ONG.

Mientras tanto, Fiorens mencionó algunas causas: “Falta de uso de casco, la velocidad, muchas veces influidos por el alcohol y drogas legales como ilegales. La ley dice que el uso es obligatorio de casco. Pero no indica su calidad: uno puede cumplir con la ley usando un casco, pero sirve solamente para cumplir y no para salvar su propia vida. Lo que pasa es que uno de buena calidad a veces supera el valor de la moto”.

Tres jóvenes murieron al chocar en moto

Tres jóvenes murieron ayer por la madrugada al chocar contra un poste la moto en la que se desplazaban por calles de Las Heras.

El grave accidente ocurrió cerca de las 3 en la rotonda situada en la intersección de las avenidas Regalado Olguín y Boulogne Sur Mer.

En ese lugar, y por causas que se tratan de establecer, el conductor de la moto, que viajaba acompañado de dos chicas, perdió el control del vehículo, que terminó estrellado contra un poste de alumbrado público.

Como consecuencia del choque, murieron todos. Gonzalo Martínez, de 21, Melani Segura Raimonda, de 17, y Yamila Herrera Tello, de 21 años.

Fuentes policiales indicaron que tanto Gonzalo como Melani murieron en el acto, mientras que Yamila sufrió una grave herida en el cráneo y fue llevada al Hospital Central, donde tuvo que ser sometida a una delicada operación que no pudo resistir.

Al referirse al hecho, el subjefe de la Policía Vial,comisario Antonio Cáceres, sostuvo: “Los jóvenes iban por Regalado Olguín en una moto Yamaha con dirección al este. Cuando llegaron a Boulogne Sur Mer, el conductor perdió el control. No hubo intervención de otro vehículo. Aparentemente, sólo uno de los chicos llevaba casco”.

Por Orlando Tirapu – Diario El Ciudadano on line

Dejá tu opinión

comentarios