ciudadanodiario.com.ar
Hablemos del modelo
Cargando...
Por Gabriel Profiti

Hablemos del modelo



Especial de NA, por Gabriel Profiti


El caso PC Arts-Banghó, la empresa que anunció su cierre por la inminente baja de 35 a 0% del arancel para la importación de computadoras y notebooks, es un buen ejemplo para hablar del modelo económico que busca aplicar el Gobierno. A través del Ministerio de Trabajo, la administración macrista dispuso la conciliación obligatoria en el conflicto y destinó una suma reforzada del seguro de desempleo para los 205 nuevos desempleados. Paralelamente anunció la adquisición de 450 mil computadoras destinadas al plan Conectar Igualdad del Ministerio de Educación, exclusivamente para ensambladores locales.

Pero más allá de estos paliativos, mantendrá su política de fondo, consistente en que los sectores económicos que no son competitivos -en este caso profundizado por la reducción del arancel de importación- deben reconvertirse. El nuevo rumbo empieza a reflejarse en el mercado laboral. De acuerdo con los datos oficiales del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), el total de trabajadores registrados a noviembre de 2016 fue de 12.079.103, esto implicó un crecimiento interanual de 0,3% (37.085 nuevos puestos) y mensual de 0,3% (38.190), aunque si se tienen en cuenta los factores estacionales, los nuevos puestos fueron apenas 4.957.

Al desmenuzar esos indicadores se desprende que el número de asalariados del sector privado cayó 1,1% en un año (se perdieron 69.629 empleos), contra un crecimiento de los monotributistas de 4.1% (59.786 nuevos puestos), de 2,9% de trabajos en casas particulares (11.794) y 0,7% en el sector público (22.689). De los casi 70.000 desplazados del sector privado, 48.480 pertenecen a las industrias manufactureras.

Como ya se escribió varias veces en esta columna semanal, el modelo macrista está lejos del desarrollismo en el que se enroló discursivamente Mauricio Macri en el camino a la Presidencia, sino que fijó como espejo el milagro australiano. Australia registró en 2015 un PBI per cápita de 50.962 dólares, mientras que el de la Argentina fue de 13.589 dólares, según el Fondo Monetario Internacional.

En 1983 Australia estaba en estanflación. La inflación era del 17%; el desempleo del 10%; el PBI había caído 2%; y los déficits de la cuenta corriente y fiscal habían subido a niveles récord. Una realidad bastante parecida a la Argentina de hoy. A grandes rasgos, la reforma australiana estuvo basada en la apertura de su economía, reformas impositivas y laborales y políticas de defensa de la competencia. Menos industrias manufactureras, más servicios y valor agregado a las commodities. A modo de ejemplo, Toyota cerrará este año la última planta automotriz de Australia, siguiendo los pasos de General Motors, Ford y Mitsubishi.

Este horizonte, con las particularidades argentinas, es la médula del Plan Productivo Nacional que ideó el cerebro económico del Gobierno, el vicejefe Mario Quintana, y que ya comienza a mostrar sus dientes. El corpus incluye los cambios recientemente definidos por decreto de la ley de riesgos del trabajo, una reforma profunda de las reglas laborales -también saldría por decreto- y los cambios en los convenios colectivos, como es el caso de los petroleros de Vaca Muerta, o los trabajadores de automotrices o frigoríficos.


CGT en guardia

Es difícil establecer si las reformas finalmente serán exitosas como en la tierra de los canguros, pero sí se vislumbra un problema en el corto y mediano plazo. El argumento oficial es que el trabajo que se pierde en una empresa improductiva se ganará en otra competitiva. Como paliativo, el Gobierno creó el Programa Nacional para la Transformación Productiva (PNTP), por el cual la empresa debe buscar un nuevo rumbo con asistencia oficial y los cesanteados percibirán el seguro de desempleo más un plus de hasta dos salarios mínimos y medio, según la antigüedad, por seis meses.

De todos modos, la CGT que se puso en guardia frente al desmonte de algunos sectores productivos y no ve con buenos ojos la pérdida de derechos fijados en los convenios. La central peronista se reunió esta semana en Mar del Plata y amenazó con implementar un plan de lucha por la falta de cumplimiento del compromiso empresarial de abstenerse de cesantear trabajadores hasta marzo.

Quintana y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, ya agendaron una nueva reunión con la CGT para la semana próxima en la que escucharán sus planteos pero insistirán con la línea de acción. El exCEO de Pegasus, quien tiene diálogo fluido con los dirigentes gremiales, iría más a fondo con los cambios si no fuera por la resistencia creciente del movimiento obrero.

Paralelamente, algunos economistas pusieron en duda la transferencia del modelo australiano a la realidad argentina (aun sin contemplar la particular realidad política nacional). Citando a su colega e historiador Pablo Gerchunoff, Eduardo Levy Yeyati advirtió que Australia tiene recursos naturales por habitante más generosos, un nivel de educación históricamente más elevado, cercanía a los grandes mercados asiáticos en crecimiento y un financiamiento externo “garantizado” por el Commonwealth.

Sin embargo, Levy también propone el encadenamiento de materias primas a industrias de alto valor agregado como hizo Finlandia con la industria forestal que derivó en el diseño de cortadoras, maquinarias de precisión y finalmente en Nokia. La Argentina podría seguir esa secuencia con la soja y la maquinaria agrícola, el vino, alimentos orgánicos y otros productos “para contribuir al supermercado premium del mundo desarrollado”, pero advierte que “si logamos salir, no será con un modelo genérico sino con una receta propia”.

El proyecto macrista también empieza a mostrar su correlato político e ideológico con el endurecimiento de los controles a los inmigrantes, la creación de un Régimen Penal Juvenil, y la innecesaria decisión de mover el feriado por el 24 de marzo, aunque estas cuestiones quedarán para otro análisis.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Hablemos del modelo

Especial de NA, por Gabriel Profiti

El caso PC Arts-Banghó, la empresa que anunció su cierre por la inminente baja de 35 a 0% del arancel para la importación de computadoras y notebooks, es un buen ejemplo para hablar del modelo económico que busca aplicar el Gobierno. A través del Ministerio de Trabajo, la administración macrista dispuso la conciliación obligatoria en el conflicto y destinó una suma reforzada del seguro de desempleo para los 205 nuevos desempleados. Paralelamente anunció la adquisición de 450 mil computadoras destinadas al plan Conectar Igualdad del Ministerio de Educación, exclusivamente para ensambladores locales.
Pero más allá de estos paliativos, mantendrá su política de fondo, consistente en que los sectores económicos que no son competitivos -en este caso profundizado por la reducción del arancel de importación- deben reconvertirse. El nuevo rumbo empieza a reflejarse en el mercado laboral. De acuerdo con los datos oficiales del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), el total de trabajadores registrados a noviembre de 2016 fue de 12.079.103, esto implicó un crecimiento interanual de 0,3% (37.085 nuevos puestos) y mensual de 0,3% (38.190), aunque si se tienen en cuenta los factores estacionales, los nuevos puestos fueron apenas 4.957.
Al desmenuzar esos indicadores se desprende que el número de asalariados del sector privado cayó 1,1% en un año (se perdieron 69.629 empleos), contra un crecimiento de los monotributistas de 4.1% (59.786 nuevos puestos), de 2,9% de trabajos en casas particulares (11.794) y 0,7% en el sector público (22.689). De los casi 70.000 desplazados del sector privado, 48.480 pertenecen a las industrias manufactureras.
Como ya se escribió varias veces en esta columna semanal, el modelo macrista está lejos del desarrollismo en el que se enroló discursivamente Mauricio Macri en el camino a la Presidencia, sino que fijó como espejo el milagro australiano. Australia registró en 2015 un PBI per cápita de 50.962 dólares, mientras que el de la Argentina fue de 13.589 dólares, según el Fondo Monetario Internacional.
En 1983 Australia estaba en estanflación. La inflación era del 17%; el desempleo del 10%; el PBI había caído 2%; y los déficits de la cuenta corriente y fiscal habían subido a niveles récord. Una realidad bastante parecida a la Argentina de hoy. A grandes rasgos, la reforma australiana estuvo basada en la apertura de su economía, reformas impositivas y laborales y políticas de defensa de la competencia. Menos industrias manufactureras, más servicios y valor agregado a las commodities. A modo de ejemplo, Toyota cerrará este año la última planta automotriz de Australia, siguiendo los pasos de General Motors, Ford y Mitsubishi.
Este horizonte, con las particularidades argentinas, es la médula del Plan Productivo Nacional que ideó el cerebro económico del Gobierno, el vicejefe Mario Quintana, y que ya comienza a mostrar sus dientes. El corpus incluye los cambios recientemente definidos por decreto de la ley de riesgos del trabajo, una reforma profunda de las reglas laborales -también saldría por decreto- y los cambios en los convenios colectivos, como es el caso de los petroleros de Vaca Muerta, o los trabajadores de automotrices o frigoríficos.

CGT en guardia
Es difícil establecer si las reformas finalmente serán exitosas como en la tierra de los canguros, pero sí se vislumbra un problema en el corto y mediano plazo. El argumento oficial es que el trabajo que se pierde en una empresa improductiva se ganará en otra competitiva. Como paliativo, el Gobierno creó el Programa Nacional para la Transformación Productiva (PNTP), por el cual la empresa debe buscar un nuevo rumbo con asistencia oficial y los cesanteados percibirán el seguro de desempleo más un plus de hasta dos salarios mínimos y medio, según la antigüedad, por seis meses.
De todos modos, la CGT que se puso en guardia frente al desmonte de algunos sectores productivos y no ve con buenos ojos la pérdida de derechos fijados en los convenios. La central peronista se reunió esta semana en Mar del Plata y amenazó con implementar un plan de lucha por la falta de cumplimiento del compromiso empresarial de abstenerse de cesantear trabajadores hasta marzo.
Quintana y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, ya agendaron una nueva reunión con la CGT para la semana próxima en la que escucharán sus planteos pero insistirán con la línea de acción. El exCEO de Pegasus, quien tiene diálogo fluido con los dirigentes gremiales, iría más a fondo con los cambios si no fuera por la resistencia creciente del movimiento obrero.
Paralelamente, algunos economistas pusieron en duda la transferencia del modelo australiano a la realidad argentina (aun sin contemplar la particular realidad política nacional). Citando a su colega e historiador Pablo Gerchunoff, Eduardo Levy Yeyati advirtió que Australia tiene recursos naturales por habitante más generosos, un nivel de educación históricamente más elevado, cercanía a los grandes mercados asiáticos en crecimiento y un financiamiento externo “garantizado” por el Commonwealth.
Sin embargo, Levy también propone el encadenamiento de materias primas a industrias de alto valor agregado como hizo Finlandia con la industria forestal que derivó en el diseño de cortadoras, maquinarias de precisión y finalmente en Nokia. La Argentina podría seguir esa secuencia con la soja y la maquinaria agrícola, el vino, alimentos orgánicos y otros productos “para contribuir al supermercado premium del mundo desarrollado”, pero advierte que “si logamos salir, no será con un modelo genérico sino con una receta propia”.
El proyecto macrista también empieza a mostrar su correlato político e ideológico con el endurecimiento de los controles a los inmigrantes, la creación de un Régimen Penal Juvenil, y la innecesaria decisión de mover el feriado por el 24 de marzo, aunque estas cuestiones quedarán para otro análisis.

comentarios

Login