Scioli-Omar-y-Emir-Felix1

julio 2, 2016 10:51 am

Tras la reunión de intendentes pertenecientes al PJ mendocino con el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, el diputado nacional por el PJ Omar Félix hizo algunas consideraciones. Aunque no estuvo presente en el cónclave, el legislador dijo que le parece bien que el justicialismo comience a acercar posiciones, ya que “un peronismo fraccionado no tiene ninguna posibilidad de construir nada”.

Félix hizo estas reflexiones en un programa radial, en el que expresó también que “ya hay demasiada brecha en la sociedad como para que incluso a la brecha la tengamos dentro del partido”. “No he hablado con los referentes, fui consultado por algún medio para que opinara sobre el tema. Concretamente lo que dije fue que me parecía bien que el justicialismo, más allá de que no esté contenido dentro del partido peronista, debe empezar a acercar posiciones. Ya hay demasiada brecha en la sociedad como para que incluso a la brecha la tengamos dentro del partido. Además hay una cuestión bastante práctica creo que hay más cosas que nos unen que las que nos separan y además hay un tema práctico. En un escenario de unidad de Cambiemos, el radicalismo, el PRO… La verdad es que un peronismo fraccionado no tiene ninguna posibilidad de construir nada”, aseguró el sanrafaelino.

En cuanto a qué cualidad encuentran en Massa que no tenga otro referente, dijo: “No es concretamente qué encontramos en Massa. Pero sí vemos que así como en el Consejo Nacional se fueron acercando con Gioja muchos dirigentes que no estaban integrados al Consejo Nacional, como De Marín y Verna, de La Pampa, o la gente de Rodríguez Sáa e incluso un hombre de De La Sota. Creo que el justicialismo marcha a un esquema de integración, unidad que el que se encuentra más alejado de esto es Massa. Y hay que lograr un espíritu de unidad. Creo que debe haber un proceso de reconciliación del peronismo, esto a nivel provincial y a nivel nacional para poder reconciliarnos con la sociedad.

“Creo que hay etapas, siempre las ha habido con sus cosas buenas y sus cosas malas. Cristina como Néstor han sido una etapa del justicialismo como también lo fue el menemismo. Creo que ha habido varios errores que llevaron a este fraccionamiento, estimó, y agregó que “hay que volver a las fuentes pero aggiornados, pero evolucionados tanto en la Nación como en la provincia. Lógicamente, después de una crisis que desde luego inmoviliza se requiere de un tiempo para que vayan perfilándose los liderazgos. Hoy creo que hay mucho movimiento silencioso, de diálogo interno. Nosotros mismos estamos dentro de un proceso muy silencioso. Esto en algún momento cuando hay un nivel de cohesión, organización se tendrá que sentarse hacia la sociedad con un proyecto diferente tanto en la provincia como en la Nación.

En referencia a la conducción del peronismo de Gioja y Scioli, en el sentido de si se siente identificado con ese liderazgo, expresó que “si la intención es concluir un liderazgo desde ahí no me siento representado. Si la intención es desde ahí en un espíritu de unidad impulsar una segunda renovación del peronismo creo que es otra cosa. Pero las conducciones no se imponen, se construyen y se dan solas. Creo que lo debe precipitar este Consejo Nacional es un proceso intermedio de transición hacia la construcción de esos liderazgos que no debe ser caudillismo, sino justamente eso: liderazgo. Repito si se intenta a partir de ahí hacer una conducción forzada, creo que va a ser difícil y no vamos a estar representados”.

Acerca de la situación del PJ en la provincia, indicó que lo ve de la misma manera que en el orden nacional, “pero es un proceso que va a ir más lento. La crisis en Mendoza ha sido mucho más profunda, creo que además de los diversos conflictos nacionales o lo que yo mencionaba que baja, que fue la diversidad de pensamiento expresado en líneas. Acá la derrota requiere también primero una autocrítica que se está dando, pero a partir de la autocrítica será necesaria una nueva reconstrucción que genera una estructura de cuadros y de métodos”.

“En el peronismo la presidencia del partido fue siempre algo más casi administrativo de la estructura de partidos que la conducción. Además hay sectores internos que hacen que sea difícil que esto sea sin consenso de los actores por más de que haya un presidente de los partidos con voluntad. Además están los intereses personales y sectoriales. No se construye por imponer un presidente de partido, se va a construir en el momento en que haya un debate interno. El Justicialismo en esto va a necesitar una elección que defina ya sea a través de las PASO o una elección partidaria que defina un liderazgo. El liderazgo lo define la gente”, expresó Félix .

También se refirió a la necesidad de realizar una autocrítica en el partido, expresando que “si no hay una autocrítica no hay libertad de cambio. Con la autocrítica no solamente habrá cambios de métodos sino también de personas. No podemos insistir en la sociedad con lo mismo que ha fracasado. Esto es así. A pesar de que haya muchas cosas en los diferentes procesos que deben ser defendidos y recuperados, todo tiene su lado bueno. Recuerdo en la etapa final del menemismo situaciones como la de María Julia (Alsogaray) pero también me acuerdo de la hiperinflación del país. A veces tenemos la costumbre de enamorarnos de algunas recetas y las queremos aplicar todo el tiempo, pero no nos damos cuenta que las situaciones cambian y nos tenemos que adaptar a las nuevas realidades. Lo mismo pasó con el peronismo, el peronismo que siempre ha hablado de evolucionar con los hechos no lo ha hecho en esta oportunidad”.

Dejá tu opinión

comentarios