supermercado inflacion precio

septiembre 23, 2016 2:30 pm

El reacomodamiento de precios como respuesta al sinceramiento de la economía, determina por estos días incrementos en el valor de 38 productos comprendidos en la Canasta Básica de Alimentos (CBA).

Sin embargo, muchos de estos artículos, en su mayoría subsidiados, subieron por encima de lo acordardo y generaron dudas ante la falta de control de precios por parte del Estado. El ejemplo del azúcar es el más sobresaliente, atado a dos fenómenos: en primer lugar, es el producto que, aseguran, más subió y más va a subir (15% antes de que termine el año). En segundo lugar, según los mendocinos que compran azúcar en cantidad como materia prima, los proveedores les dicen que “desde Tucumán pronostican desabastecimiento para fin de año”, de acuerdo a lo indicado por algunos de ellos a El Ciudadano.

Nos ven cara de estúpidos… y les sale bien

La mecánica de la operación es muy simple. A través de comunicados y solicitadas en medios masivos afines a los grandes grupos que controlan el mercado, los especuladores aprovechan el reacomodamiento de precios propio del desaceleramiento inflacionario, para generar paranoia entre la población, lo que se traduce en dinero extra para sus bolsillos.

De esta forma, como sucedió con el aceite, los consumidores que “compraron la mentira” de la escacés y el desabastecimiento, automáticamente salieron a comprar “de más” para “resguardarse” a futuro.

De esta manera, producto del “engaño”, la demanda sobre un determinado producto aumenta, y por cuestiones naturales del mercado, el precio sube sin una razón valedera que justifique el sobreprecio, como en casos normales podría ser la falta de stock por condiciones climáticas adversas.

Pero lo cierto es que en la actualidad, aunque no se anuncian faltantes de ningún tipo, los comerciantes, tanto minoristas como mayoristas, están actualizando precios en las góndolas.

Azucar: el nuevo caso testigo

Una investigación realizada por El Ciudadano sacó a la luz un falso rumor que por estos días comenzaba a tomar fuerza entre los “grandes” distribuidores de azúcar.

Es que una semana atrás llegó a nuestra redacción la novedad de que todos los productos derivados de la caña tucumana (un sector subsidiado), habían aumentado por fuera de lo pactado con la Secretaria de Comercio. Una vez comprobado el fenómeno abusivo en hipermercados locales, buscamos explicaciones y como periodistas no conseguimos ninguna. En consecuencia, nos hicimos pasar por comerciantes reposteros y pedimos respuestas ante la sobrefacturación durante el último mes.

Los resultados son vergonzosos. Como si estuvieran respondiendo desde una misma grabadora, cinco de los grandes distribuidores de azúcar pronosticaron, “de buena fuente”, desabastecimiento para fin de año, aunque los motivos esgrimidos fueron dispares e inclusive contradictorios. “Para diciembre no va a haber stock. Las refinerías están muy ajustadas”, dijo un vendedor de dulce de leche, mientras que un empaquetador local señaló: “Cada vez me mandan menos azúcar. Ahora que aumentó no hay líos grandes en Tucumán, pero va a faltar porque va a subir el combustible”, dijo.

Lo cierto es que bajo un clima de incertidumbre, la cantidad de “avivados” crece proporcionalmente y los consumidores deben estar más despiertos que nunca frente a los intentos de abuso.

Como primera medida, la ONG Consumidores Libres recomienda no salir a comprar de más con fines de resguardo, ya que esto podría desbalancear el mercado con una desventaja para el cliente.

Por Orlando Tirapu – Diario El Ciudadano

Dejá tu opinión

comentarios