sentencia capital

julio 19, 2016 10:21 pm

En las primeras horas del intento de golpe de Estado en Turquía, cuando no estaba claro de qué “lado caería la moneda”, las autoridades turcas pidieron a los militares sublevados que se entregaran, que no habría represalias. Más tarde, en torno a las cuatro de la madrugada de ese país, cuando Tayyip Erdogan aterrizó en el aeropuerto de Estambul, fue menos comprensivo: “Esto es fruto de una traición. Los responsables del levantamiento pagarán un precio muy alto”, advirtió.

A raíz del levantamiento, el gobierno turco lleva 8.000 detenidos hasta el momento y ha reabierto el debate sobre la pena de muerte. Aunque no cuenta con el apoyo de la oposición ni de la Unión Europea, Erdogan parece dispuesto a ejecutar a los cabecillas del levantamiento. Si lo hiciera, Turquía se uniría a la lista de 58 países que, todavía hoy, contemplan esa forma de “hacer justicia”.

Según el último informe de Amnistía Internacional, con certeza 1.634 personas fueron ejecutadas en el año 2015. El dato, dicen, “supone un aumento de más del 50% con respecto al año anterior”. Sin embargo, creen que hay motivos para el optimismo: por primera vez, la mayoría de los países del mundo han abolido por completo la pena de muerte. En total, hay 140 Estados “abolicionistas” (que no contemplan la pena de muerte), y 58 Estados denominados “retencionistas” (que se resisten a eliminarla).

Como dato, el 89% de las ejecuciones realizadas se repartieron en cinco países: China (del que no se tienen datos pero se estima que ejecutó a más de 700 personas), Irán (977), Pakistán (326), Arabia Saudí (158) y Estados Unidos (28).

Si Turquía recupera la pena de muerte ingresaría de nuevo en el club de los países retencionistas, echando por tierra sus relaciones con la Unión Europea. Supondría además un retroceso, pues en 2004 eliminó la pena de muerte, precisamente para facilitar su entrada en la Unión, negociaciones que se verían truncadas si Erdogan decide pasar por la pena capital a los “golpistas”.

Aunque ahora se muestra partidario de implantar la pena de muerte, a mediados de mayo de 2015 Tayyip Erdogan era muy contrario a su aplicación. Hace cosa de un año, el presidente turco acusó a Occidente de mirar hacia otro lado tras la ejecución del presidente islamista Mohamed Mursi.

“Occidente está aboliendo la pena de muerte, pero, mientras, ve cómo se producen varias condenas a muerte en Egipto y no hacen nada al respecto”, dijo entonces Tayyip Erdogan.

Dejá tu opinión

comentarios