EI

junio 11, 2015 5:14 pm

En el aniversario de la caída de Mosul, hoy bastión iraquí del Califato de los yihadistas, EE.UU. ve más difícil que nunca su reconquista tras la pérdida de Ramadi hace apenas un mes. De hecho, Washington no lo ve realista hasta 2016. Para ello, Estados Unidos prevé establecer una nueva base militar en Anbar, región de la que es capital Ramadi, donde enviaría 450 efectivos del Ejército estadounidense, según ha publicado “The New York Times”. Estas tropas, que se sumarían a los 3.000 militares ,incluidos instructores y asesores, que actualmente están desplegados en Irak, llegarán previsiblemente a principios del verano estadounidense e irán destinadas a entrenar a milicias suníes junto al Ejército iraquí.

Pero pese a la importancia estrátegica de Ramadi, Washington lo considera un previo paso para la liberación de Mosul, la segunda ciudad más poblada de Irak y desde donde Abu Bakr al Bagdadi proclamó su Califato. Así, el Comando Central de EE.UU. ha hecho énfasis en que su liberación depende de la respuesta del Ejército iraquí al entrenamiento estadounidense, después de las críticas recibidas por su débil resistencia ofrecida en la pérdida de ambas ciudades.

Otro retoque a la estrategia es intentar aunar fuerzas con los suníes en una futura ofensiva contra el Estado Islámico, vista la debilidad del Ejército de Bagdad, que necesitaría recobrar la confianza y efectivos primero, antes de intentar recuperar la segunda ciudad más poblada del país, Mosul, que antes de la caída en manos del EI tenía cerca de dos millones de habitantes.

Igualmente, Ramadi, capital de la provincia de Anbar y llave al desierto iraquí, está a poco más de 100 kilómetros de Bagdad y la provincia limita con Arabia Saudí y Jordania, dos importantes miembros de la coalición contra el EI.

Sea como fuere, Obama parece no tener seguro a corto plazo un Ejército iraquí competente con el que reconquistar Mosul, y parece que ni siquiera podrá con Ramadi, de menor importancia simbólica para el Estado Islámico, pero clave en la estrategia de consolidar el Califato.

 

Dejá tu opinión

comentarios