Pibes chorros

marzo 28, 2016 1:31 pm

En la provincia, la relación de los menores con la delincuencia se ha evidenciado de la peor manera. En febrero, un adolescente de 15 años mató a otro que había entrado a robar a su casa y la reciente fuga del ex COSE del conocido delincuente sanrafaelino conocido como El Pañalín, que se alojaba en el lugar con 20 años.

Pero el panorama provincial no difiere de la realidad que se vive en el territorio nacional. Según un informe realizado en conjunto por UNICEF y la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENNAF), más de la mitad de los jóvenes que se encuentran detenidos en centros de todo el país están acusados de haber cometido delitos contra la propiedad, aunque sólo un 10% recibió condena.

Los datos surgen de un relevamiento efectuado durante el año pasado, en el cual los especialistas coinciden en que contar con esta estadística era·una deuda pendiente, ya que las últimas cifras eran de 2008 y había una información parcial de 2011.

El informe también remarca que es necesario sancionar una nueva ley para niños, niñas y adolescentes que no baje la edad de imputabilidad, actualmente fijada en 16 años, y con un régimen especial para jóvenes de hasta 17.

De acuerdo con los datos provistos por las autoridades de cada una de las jurisdicciones, el año pasado había 3.908 jóvenes infractores y presuntos infractores de la ley penal de hasta 17 años inclusive, alojados en establecimientos o incluidos en programas de todo el país. Esta cantidad representa sólo un 0,14% del total de la población de 14 a 17 años, según las proyecciones de población elaboradas para 2015.

Del total de esos jóvenes, la mayoría (el 89,5%) tiene entre 16 y 17 años, es decir, que son punibles, mientras que el resto tiene menos de esa edad y por lo tanto no puede ser juzgado.

También se describe que en los establecimientos de privación de libertad (cerrados), el 55,1% está detenido bajo la acusación de haber cometido delitos contra la propiedad: el 69,7% por robos calificados y el 26,1% por robos simples.

En tanto, el 26,6% de los adolescentes alojados ha sido imputado por el delito de homicidio o tentativa de homicidio; el 2,3% por delitos contra la integridad sexual y el 0,5% por secuestros o privación ilegítima de la libertad.

El 2,2% de los delitos corresponde a la categoría tenencia, portación y abuso de armas, mientras que las infracciones a la ley de estupefacientes, al igual que las vinculadas al tipo lesiones se ubican en torno al 1%.

Asimismo, en los establecimientos de restricción de libertad (semicerrados), la mitad de los delitos (50,6%) de los que se acusa a los jóvenes son contra la propiedad, de los cuales 64,4% corresponde a robos calificados y 31,0% a robos simples.

En tanto, el 33,1% está imputado del delito de homicidio o tentativa, el 1,7% por delitos contra la integridad sexual, el 2,9% por portación o abuso de armas y el 1,7% por infracción a la ley de estupefacientes.

Entre los jóvenes incluidos en programas de supervisión en el territorio, el panorama es similar, con un 67,6% imputado por robos, 5,1% por homicidio o tentativa, 4,2% por tenencia, portación y abuso de armas y 2,6% por lesiones.

Dejá tu opinión

comentarios