tarjeta credito debito

agosto 9, 2016 8:30 pm

La Policía de Mendoza investiga por estos días más de 40 casos en los que personas con tarjetas de crédito cayeron víctimas de una estafa con origen en la sustracción imperceptible de datos. En otras palabras, se trata de compradores regulares a los cuales de algún modo le quitaron la información incluida en el anverso –nombre, apellido, fecha de vencimiento– y reverso –código de seguridad–, sin que se dieran cuenta. Tan sólo con esos tres datos alfanuméricos, el estafador puede comprar a nuestro nombre, ya que ni los bancos ni las tiendas virtuales, garantizan al 100% la seguridad en este tipo de compras.

El método más utilizado por los delincuentes consiste en tomar fotografías (vía celular) de la tarjeta de crédito, sin que el comprador/víctima se dé cuenta.

Sin embargo, existen también otras formas de obtener dicha información a través de la persuasión, vía soportes tecnológicos de comunicación como el teléfono, chat, WhatsApp y sms.

Dos fotos y listo

Phishing electrónico, técnicas hackers sofisticadas o tarjetas mellizas. Por estos días, a la hora de robar información de una tarjeta de crédito, la forma más habitual es la simple y rápida captura fotográfica.

El procedimiento es tan efectivo como rudimentario y está tomado de varios casos en los que la víctima, durante el proceso de compra, reconoce haber perdido de vista a la tarjeta de crédito. Básicamente, el acto de tomar la data necesaria consiste en distraer al cliente mientras se toma la imagen. “Uno de los recursos de ‘pantalla’ más frecuentes para dilatar el tiempo –factor clave para poder tomar la foto– durante la transacción de pago, es demorarse al mirar la documentación que acredita identidad. Inclusive, durante este mismo acto, además de ganar tiempo, los chorros también memorizan algunos datos que luego también venden o utilizan para comprar”, explicó a El Ciudadano, el experto en delitos de estafa comercial Germán Artimes. “Lo primordial es no perder de vista el plástico nunca. Antes o después de pasarlo por el sistema Postnet, el delincuente puede tomarle la foto e inclusive también puede tener un cómplice que complete la acción”, agregó el experto consultado.

Por otro lado, los entendidos en este tipo de artimañas, coinciden en que el cliente también debe prestar atención a todas las advertencias emitidas por los bancos y compañías de tarjetas de crédito, ya que por lo general, todo tipo de maniobras para quitar información, está difundida por los bancos.

Lo cierto es que actualmente, el sistema de compra/venta por Internet es vulnerable y la cantidad de casos denunciados –más de 50 durante el último trimestre– dan fe de la poca seguridad que brindan.

Consejos útiles para clientes distraídos

La sustracción de datos de las tarjetas se basa mayormente en técnicas de convencimiento y la captura de fotografías. En consecuencia, los especialistas recomiendan:

*No perder de vista el plástico durante la transacción de pago. Si en algún momento dejamos de ver el plástico por acción del cobrador, debemos acudir immediatamente a la Policía.

*Evite dar información por teléfono, e-mails, mensajes de texto (SMS), WhatsApp, cuestionarios persona a persona o en accesos a sitios de Internet.

*Proteja su computadora. Siempre optimice y mantenga al día sus sistemas de seguridad, ya que existen métodos de captura de información de su disco rígido, teclado, pantalla y cualquier otro dispositivo que almacene sus datos.

*Siempre que acceda a un website desconocido, identifique los “candados” que indican que se encuentra en un entorno seguro, antes de ingresar sus datos personales. Además, verifique que en el panel de dirección (URL) se vea “https”, en lugar de “http”.

*No responda e-mails enviados desde una compañía de tarjetas de crédito o bancos, en los que se le informe que su cuenta tiene algún inconveniente y le soliciten que envíe sus datos para solucionarlo.

*Lea la información preventiva que le ofrece su banco o compañía de tarjeta de crédito.

Dejá tu opinión

comentarios