POKÉMON - CARÁTULA

julio 10, 2016 11:12 am

“Pokémon Go” no es un juego más. Es una aplicación que mezcla el mundo real con animación, en realidad aumentada. Esto, que puede sonar a chino básico, es la síntesis de uno de los games más populares del mundo. Hace menos de una semana que salió a la venta, pero ya hay gente cercana al delirio por dicho jueguito, el cual combina la imagen real que toma la cámara del celular, y le agrega personajes ficticios que hay que ir “cazando”. Aparecen en cualquier lado, y el usuario tiene que destruirlos.

El juego apareció en la tienda de Google a mediados de la semana pasada, y ya tiene una gran demanda en Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda.

Los jugadores han dicho que han sufrido diversas lesiones por deambular en el mundo real con los ojos pegados en las pantallas de sus celulares en busca de monstruos digitales. Mike Schultz, de 21 años, se cayó el jueves pasado de su patineta por ver su teléfono al ir buscando criaturas. Se cortó la mano al pegar en el piso cuando su patineta se atoró en una grieta, pero dijo que él fue él fue el culpable por ir muy despacio. “Solo quería poder parar rápido si aparecían pokemones para capturarlos”, dijo. “No creo que la compañía tenga la culpa”.

FormatFactorypokemon-go-nick_statt-screenshots-1.0

El juego fue creado por Niantic Inc., con sede en San Francisco. La firma es una derivación de la Alphabet Inc., matriz de Google, que antes se hizo conocida por su juego de realidad aumentada “Ingress”. Para jugar, uno enciende el juego y después se desplaza hasta sitios locales importantes —representados en el juego como “Pokestops”— donde uno puede reunir suministros como Pokeballs. El jugador las lanza contra “monstruos de bolsillo” digitales, Pokemones, a fin de capturarlos y adiestrarlos. En otros sitios llamados “gyms” —que pueden o no ser gimnasios en el mundo real— los pokemones luchan unos contra otros por la supremacía.

Por supuesto, el juego también ha inducido a que las personas publiquen fotografías de ellas en las redes sociales mientras persiguen a las criaturas en todo tipo de situaciones peligrosas.

Zubats y Paras (personajes de la serie) han aparecido en los parabrisas de autos. Caterpies ha sido visto en cruceros. La policía de Darwin, Australia, incluso ha pedido a los jugadores no entrar en su estación, la cual es una Pokestop en el juego: “No hay que entrar para ganar las pokebolas”, dijo el jefe del departamento de policía Territorio del Norte en su página de Facebook.

Pero eso no es todo: se reportaron tobillos lastimados y choques con puertas giratorias y árboles. Allí, algunos de los efectos colaterales del juego.

Por el lado bueno, los jugadores hacen más ejercicio del usual y pueden aprender más sobre los sitios históricos incorporados en el juego como Pokestops. Lo más curioso es que escuelas, torres de agua y museos cercanos son los sitios visitados por esta gente, pero con los ojos puestos en sus pantallas.

Lindsay Plunkett, una chica que trabaja en un restaurante Nasheville, Carolina del Norte, manifestó el viernes que se estacionó a seis manzanas de distancia del restaurante donde trabaja en lugar de las tres habituales. “Para tener más Pokestops en el camino”, dijo. Plunkett todavía tiene un moretón en una pierna que se provocó la noche anterior cuando ella y su novio deambulaban durante horas por el centro bajo la lluvia: se tropezó con un bloque de concreto utilizado como tope para que no se cerrara la puerta en un museo local. Pero hay algo que espera con ansiedad. Pronto cruzará el país hasta California con un amigo. Eso significa más probabilidades de encontrar Pokestops y Pokemones “todo el camino”, afirmó.

FormatFactorycq5dam.thumbnail.624.351

Sin embargo, no todas son pálidas: el juego tiene una traba, y es que no podés jugar a nada cuando andás en auto. Ese aspecto necesita que la persona se desplace más despacio en el mundo real. “No cuenta como caminar si vas a más de 30 kph”, dice Plunkett.

Pokémon Go dispara 41% las acciones de Nintendo

Las acciones del fabricante japonés de videojuegos Nintendo se dispararon un 41% desde el lanzamiento el miércoles pasado de Pokémon Go. De hecho, en la sesión de este lunes en la bolsa de Tokio, las acciones de Nintendo registraron un alza del 24.52%, lo que representa su mayor subida en una sola sesión desde 1983, año en que comenzó a cotizar la compañía nipona.

La locura se ha trasladado al mundo real, con jugadores recorriendo cientos de kilómetros o incluso alquilando canoas para atrapar a los personajes de este videojuego de realidad aumentada.

Dejá tu opinión

comentarios