ENCRIPTADO 02 copia

abril 9, 2016 12:19 pm

Recientemente Whatsapp anunció que comenzaría a cifrar todas las conversaciones que se realicen a través de su plataforma. La decisión tuvo un buen recibimiento entre los usuarios que reclamaban este cambio hacía años, algunos de los cuales ya habían migrado a clientes más seguros como Telegram.

Sin embargo, esta noticia también reavivó el debate respecto a la privacidad en internet y el accionar de los servicios de inteligencia en esta batalla.

Tras los atentados del 11 de septiembre, Estados Unidos se embarcó en una doctrina de seguridad que avaló el espionaje por parte de ciertas agencias gubernamentales a millones de ciudadanos alrededor del mundo.

Bajo el pretexto de la “guerra contra el terror”, se violó sistemáticamente la privacidad de miles de millones de personas recopilando llamados, mensajes de texto, correos, chats o cualquier cosa considerada como una amenaza por estos entes.

¿Cómo fue que el público se dio cuenta de esto?

Edward Snowden, un analista de la National Security Agency (NSA), filtró miles de documentos que revelaban el accionar ilegal de diferentes agencias de inteligencia alrededor del mundo.

¿Cómo hizo para revelar esta información? Gracias a programas de mensajería y clientes de correo que usaban el mismo sistema que hoy está implementando Whatsapp en su servicio.

ENCRIPTADO 01

El problema con la encriptación hasta ahora era que no estaba al alcance ni era relevante para el usuario promedio. Las revelaciones de Snowden ayudaron a cambiar esta percepción y parte del público comenzó a exigir más medidas de protección de la privacidad.

El reciente fracaso del FBI, que quiso obligar a Apple a crear un programa que permitiese acceder a todos sus teléfonos, no cayó bien en Silicon Valley. Ninguno de los gigantes informáticos había reaccionado. Hasta ahora.

Un detonante y una reacción… ¿en cadena?

Así fue que el cliente número 1 de mensajería a nivel mundial habilitó, de la noche a la mañana, comunicaciones encriptadas para TODOS sus usuarios. Nunca antes la comunicación encriptada se había hecho masiva en semejante escala.

Del otro lado de la vereda están aquellos que consideran que estas herramientas contribuyen a mejorar las comunicaciones entre grupos terroristas y ayudan a planificar con mayor facilidad ataques, como los atentados de París. El debate está planteado, ¿vale la pena sacrificar la privacidad de los usuarios en pos de una aparente sensación de seguridad?

Whatsapp_Encryption LIMPIO

Mientras tanto, Whatsapp dio el primer paso de lo que muy probablemente sea una tendencia irreversible. No sería raro que las empresas más importantes empiecen a subirse a esta nueva movida en la que la privacidad es lo primero.

Dejá tu opinión

comentarios