urna última

septiembre 3, 2016 10:22 am

El oficialismo suspendió la reunión de comisiones de la Cámara de Diputados del próximo martes, en la que estaba previsto continuar el debate sobre la reforma electoral, debido a diferencias con la oposición en torno al sistema de votación que se aplicará en las provincias donde no se use la boleta única electrónica.
El frente Cambiemos había convocado al plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, de Justicia y de Presupuesto con la intención de avanzar con la firma del dictamen para el proyecto de reforma electoral, tras haber acordado con gran parte de la oposición una serie de cambios. Entre esas modificaciones que acordaron el oficialismo, el massismo, el socialismo y el peronismo no kirchnerista se destacó la gradualidad en la implementación de la boleta única electrónica, que se aplicaría en 8 de los 24 distritos del país.
Sin embargo, en las últimas horas surgieron desacuerdos en torno al sistema que se utilizaría en las 16 provincias restantes: el massismo quiere que se aplique la boleta única en papel, como la que se utiliza en la provincia de Santa Fe, pero Cambiemos quiere que continúe el sistema tradicional. Esa diferencia fue la razón principal de la suspensión del plenario por decisión del presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Pablo Tonelli (Cambiemos), supo NA de diversas fuentes parlamentarias.
Al ser consultado por esta agencia, el diputado massista Juan Brügge negó que el Frente Renovador fuera “el causante del desacuerdo” que motivó la suspensión de la reunión plenaria de comisiones y agregó: “No entendemos cuál ha sido el motivo de la suspensión”. “No somos los causantes del desacuerdo. Al contrario, hemos planteado avanzar un poquito más rápido en la boleta electrónica, que es lo mismo que quería el Gobierno. También planteamos el tema de la boleta única en papel en los distritos donde no se aplique la electrónica”, afirmó Brügge.
Además, el diputado del Frente Renovador negó la versión de que el líder del espacio, Sergio Massa, haya puesto la aplicación de la boleta única en todo el país como condición para apoyar la reforma, durante una reunión realizada el último jueves. En cambio, fuentes del bloque oficialista, en diálogo con Noticias Argentinas, responsabilizaron al Frente Renovador por la suspensión, al indicar que plantearon modificaciones “de último momento”. En el entorno de Tonelli confirmaron que el massismo pidió la aplicación de la boleta única en papel en los distritos donde no se utilice la electrónica y señalaron que el oficialismo quiere que en esos lugares se mantenga el sistema viejo.
El argumento de Cambiemos es que, en caso de avanzar con la propuesta del Frente Renovador, se debería explicar al electorado dos sistemas de votación distintos de cara a las elecciones legislativas de 2017 a pesar de que uno de ellos dejaría de usarse para 2019. Además, el artículo 104 del Código Nacional Electoral, en su versión modificada, establece que “en aquellos distritos en los que no se implemente el sistema de emisión de sufragio con boleta electrónica, continuarán aplicándose las disposiciones legales relativas al sistema de emisión de sufragio con boletas partidarias papel”.
Las fuentes consultadas señalaron que, debido a que la reforma electoral requiere de una mayoría especial para ser aprobada en el recinto (es decir, de la mitad más uno del pleno de la Cámara), Tonelli prefirió no correr el riesgo de firmar un dictamen para el proyecto que luego podría empantanarse.
De todas maneras, no se descarta que la reunión de comisiones pueda hacerse otro día de la semana próxima, luego de que se retomen las negociaciones.

Dejá tu opinión

comentarios