reactor 3

octubre 21, 2015 7:17 pm

Los técnicos de la accidentada central nuclear de Fukushima han introducido este pasado martes, por primera vez, cámaras en el reactor 3 de la central para comenzar a evaluar el estado del combustible fundido en su interior para su futura limpieza y retirada.

Según ha confirmado a agencias internacionales la “Tokyo Electric Power” (TEPCO), operadora de la central, los ingenieros han introducido dos cámaras en la vasija de contención primaria del reactor.

Además de tomar fotografías y video, las cámaras tienen dosímetros y termómetros incorporados para obtener datos de temperatura y radiación.

En los próximos días los ingenieros planean, por otro lado, recoger muestras de agua del interior de la vasija para medir la concentración de sustancias nocivas. La retirada del combustible del interior de los reactores dañados es la labor más compleja de las tareas de desmantelamiento de la central, que se calcula llevarán unas cuatro décadas.

Se cree que el núcleo del reactor 3 fue el que resultó más dañado de los cuatro afectados por el terremoto y tsunami del 11 de marzo de 2011. Las estimaciones elaboradas por TEPCO indican que las barras de combustible se derritieron casi por completo, perforaron la vasija de presión del reactor y se depositaron en la de contención a raíz del accidente.

Además, la unidad 3 es la única de las seis, de las que disponía la planta, en emplear MOX, combustible que combina uranio y plutonio, lo que lo hace aún más tóxico y peligroso.

TEPCO desconoce si introducirá también un robot para obtener más datos sobre el interior de las vasijas como ha hecho en el reactor 1 y planea hacer próximamente en el 2.

El accidente en la central de Fukushima Daiichi ha sido el peor desde el acaecido en Chernóbil (Ucrania) en 1986, y sus emisiones y vertidos radiactivos resultantes aún mantienen desplazadas a unas 110.000 personas que vivían junto a la planta y han afectado gravemente a la agricultura, la ganadería y la pesca local.

 

Dejá tu opinión

comentarios