bot

noviembre 28, 2014 5:48 pm

Está claro que una boda la preparan con mimo los novios, pero lo que marca la diferencia ese día es también la gracia de los invitados. Por eso en este enlace, el de Brian y Allie, uno de los amigos de los novios quiso regalar un gran momento a los contrayentes, y se le ocurrió poner una GoPro en una botella de licor de whisky y canela de marca Fireball. La botella en cuestión fue viajando desde la preparación de los invitados para ir al convite hasta la mesa durante la comida nupcial.

¿El resultado? Todos los invitados (y también los novios) bebiendo licor enloquecidos al ritmo de Fireball, de Pitbull. ¡Selfie más original no se ha visto!

Dejá tu opinión

comentarios