Congestion

abril 18, 2014 4:30 pm

Si bien aún no se sufren fríos intensos, las típicas enfermedades del invierno elevan el número de consultas médicas tanto en el sector público como en el privado. Siempre con la revisión previa de un profesional, es bueno tener a disposición simples consejos para resolver algunas molestias en casa. Antes es preciso saber que la congestión nasal ocurre cuando se inflama la membrana interna que recubre la nariz como respuesta a la inflamación, a su vez, de los vasos sanguíneos, y no, como se cree muchas veces, por acumulación de grandes cantidades de mucosidad.

La congestión nasal puede ser causada por resfriado común, gripe o sinusitis aguda, los que tienen alrededor de una semana de duración. También puede producirse por una sinusitis crónica o rinitis alérgica (a una sustancia alérgica) y por problemas anatómicos (desviación del tabique nasal o pólipos). Y para evitarlos, hay que saber que provoca el mismo malestar, inhalar de humo de tabaco, respirar sustancias irritantes en ambientes cerrados o la contaminación ambiental.

Por su parte, la congestión de garganta provoca dificultad para tragar y sensación de quemazón, y por lo general representa el primer síntoma de resfrío o gripe. Sin embargo, su irritación puede deberse a otros factores, tales como hablar en forma excesiva y en voz alta y/o respirar por la boca, en especial cuando se duerme.

A continuación, aportamos un listado de remedios caseros que pueden aliviar las molestias tanto de la congestión de nariz como la de garganta.

Nariz:

– Aloe vera: beberlo es bueno para aliviar la nariz tapada. Abrir la penca en dos mitades, raspar con una cuchara y licuar con miel y limón. Tomar esta preparación todas las mañanas mientras se esté resfriado.

– Cebolla: Colocarla partida en cuatro partes sobre la mesita de luz para que su aroma llegue directo a las vías respiratorias. Ella es un antibiótico natural que gracias a sus efectos antiinflamatorios, contrarresta la congestión  nasal.

– Gotitas naturales para descongestionar la nariz: mezclar un cuarto de cucharadita de sal marina sin yodo y un cuarto de cucharadita de bicarbonato en una taza de agua tibia. Verter un par de gotas en cada fosa nasal, luego inclinarse hacia adelante para que escurra y sonar la nariz en forma suave. Irrigar la nariz con una solución salina ayuda a limpiarla, así se mejora la respiración al mismo tiempo que se eliminan sustancias, bacterias y virus.

– Alcanfor y eucaliptus: aplicar un ungüento con estos ingrediente sobre la nariz irritada, sirve para limpiarla. El vapor del eucalipto abrirá las vías respiratorias y evitará la congestión, y el alcanfor aliviará el dolor y la irritación en la piel, gracias a sus efectos analgésico y antiséptico.

– Menta: esta hierba es popular por su fresco sabor y es rica en mentol, por lo que ayuda a descongestionar las vías respiratorias. Su té se usa para despejar los senos paranasales. Debido a sus propiedades antisépticas y expectorantes es efectiva para aliviar la tos con flema y es notable su poder para mejorar la condición de quién la padece.

– Agua caliente: aplicar por 5 minutos, tres veces por día, compresas sobre la nariz y los senos paranasales.

Garganta:

– Baños faciales de vapor de eucaliptus: para abrir vías respiratorias y aliviar la congestión de la garganta es necesario vaciar agua muy caliente en una vasija amplia y agregar aceite u hojas de eucalipto. Colocar una toalla en la cabeza para intentar atrapar todo el vapor con el objetivo de poder respirarlo durante al menos 10 minutos.

– Miel: gracias a sus propiedades antisépticas, comerla en forma directa o indirecta es útil para controlar y combatir las infecciones en la garganta. Además, también es beneficioso hacer gárgaras con una infusión tibia de hojas de frambuesa y dos cucharadas de miel en media taza de agua.

– Tomillo: en forma de infusión sirve para combatir el resfriado, calmar la tos y mejorar la garganta por sus efectos broncodilatadores. Verter una cucharadita de tomillo en una taza de agua hirviendo, tapar, colar y dejar enfriar. Beber la preparación hasta tres veces al día.

– Sal: es buena para calmar el dolor de garganta. Llenar un vaso de 250 ml con agua caliente, añadir una cucharadita de sal y hacer gárgaras.

– Limón: es efectivo también para calmar el dolor de garganta porque crea un ambiente hostil para virus y bacterias. Agregar jugo de limón a un vaso con agua caliente y hacer gárgaras. Una variante es tomarlo a modo de infusión, acompañado con miel.

– Bicarbonato de sodio: añadir una cucharada a un vaso de agua y beber a sorbos durante el día.

– Manzanilla: hervir una cucharadita de manzanilla en una taza de agua por 10 minutos y hacer gárgaras cuando la preparación esté tibia.

– Whisky: colocar una cucharada en un vaso de agua y hacer gárgaras tantas veces al día como se lo necesite.

– Vinagre: embeber un pañuelo en vinagre y envolver la garganta; puede reemplazarse el vinagre por alcohol.

Hay que tomar recaudos para prevenir estas molestias o bien para salir de ellas tan pronto como sea posible. Es bueno tomar mucho líquido, seguir una dieta rica en vitamina c, no consumir leche entera porque espesa la mucosidad, no fumar en cuanto se sienta la congestión y dormir con almohadas altas. También es propicio evitar la exposición a ambientes contaminados, eliminar el polvo dentro del hogar y humedecer los ambientes, se logra al colocar al fuego una cacerola con agua para que desprenda vapor en forma permanente.

No olvidar que si la irritación de las vías respiratorias es duradera, la consulta al médico no es reemplazable ya que puede derivar en cuadros más complejos.

Dejá tu opinión

comentarios