bancoCentral

mayo 21, 2016 3:29 pm

El costo de vida ingresó en un proceso de desaceleración que explica la decisión del Banco Central de iniciar una gradual reducción de las tasas de interés, consignó hoy un reporte financiero. “Hay una a paulatina normalización de la situación económica y la gradual reducción de las tasas de interés podría ayudar a recomponer el crédito e impulsar la actividad”, indicó el Banco Ciudad.
En su informe semanal consignó que “en un contexto de desaceleración de la inflación subyacente, el Banco Central continuó con su gradual reducción de las tasas de interés, algo que podría ayudar a recomponer el crédito e impulsar la actividad agregada”. Hizo notar, además, que “comienzan a observarse las primeras señales de reacción de algunas de las actividades más rezagadas, como la rama automotriz o la construcción, esta última por la reactivación de la obra pública”.
Destacó también que “desde la autoridad monetaria también se lanzaron medidas para intentar moderar el ingreso de capitales especulativos que presionan a la baja el tipo de cambio, procurando limitar su impacto sobre las actividades transables y disminuir potenciales fuentes de volatilidad cambiaria futura”. “En línea con el descenso en la inflación subyacente capturado por el IPC de la Ciudad de Buenos Aires, el Banco Central finalmente decidió impulsar un nuevo recorte en las tasas de interés de las Lebacs, llevando su tasa de 35 días al 36,75%, 0,75 puntos porcentuales por debajo de la licitación previa y 1,25 puntos inferior al pico de 38% que rigió durante buena parte de marzo y todo abril”, consignó el Ciudad. Señaló, además, que “el descenso en las tasas no se limitó al tramo más corto, sino que abarcó a toda la curva de rendimientos, con una baja uniforme de 50 puntos porcentuales en el resto de los plazos”.
Indicó que “con la vista puesta en la evolución del tipo de cambio, desde el BCRA también se introdujeron modificaciones en la política de suscripción de Lebacs, las cuales restringieron su transferencia y negociación en el exterior, apuntando a limitar la entrada de capitales de corto plazo, un elemento que presiona a la baja el tipo de cambio en lo inmediato e introduce una potencial mayor volatilidad futura”.
Lo que se hizo, específicamente, fue introducir un nuevo tipo de Letras denominadas del “segmento interno” que pueden ser negociadas sólo localmente, las cuales coexistirán con las actuales “letras externas”, que sí pueden transarse en el exterior. En la operación de esta semana se licitaron letras del “segmento interno” para los plazos de hasta 120 días (94% del monto total adjudicado) y “letras externas” para los plazos restantes. De esta manera, las Lebacs de menor plazo, que otorgan un rendimiento más elevado y poseen mayor liquidez, sólo podrán negociarse en el ámbito local, disminuyendo el atractivo de las letras que emite el BCRA para los inversores extranjeros.
El informe consideró que “en la medida que la tasa de inflación continúe mostrando signos de desaceleración, el BCRA continuaría impulsando paulatinos recortes en las tasas de interés, algo a lo que ahora también estaría apuntando el flamante índice de precios mayoristas”.

Dejá tu opinión

comentarios