pumas

agosto 9, 2016 8:34 pm

Argentina cayó por poco ante Fiji (21-14, el gran candidato), aunque previamente le había ganado a Estados Unidos en un partido brivante (17-14, con try en la última jugada). El miércoles hay que pasar a Brasil y esperar un buen cruce de cuartos.

Los Pumas 7’s se presentaron en el estadio de Deodoro, en el regreso del rugby a los Juegos Olímpicos luego de 92 años, y se dio la lógica. Primero tuvieron que enfrentar a Estados Unidos, rival durísimo. Y así fue el duelo: se definió en la última jugada, ya con tiempo cumplido, con el try de Tute Moroni para el 17-14 que es clave para terminar en el segundo lugar del Grupo A. Luego cayeron ante Fiji, el gran candidato al oro. Fue 21-14, en donde Argentina supo estar arriba, pero no lo aguantó. El miércoles cerrará la primera fase ante Brasil (13 hs), el local, el que sigue picanteando en las tribunas.

Los dirigidos por Santiago Gómez Cora batallaron contra todo: contra las amarillas -le sacaron tres en un mismo partido, vs. EE.UU.,inédito; una de ellas mal cobrada-, contra las lesiones -Rodrigo Etchart y Javier Rojas se rompieron los ligamentos cruzados y laterales-, contra el mejor del ranking -los fijianos- y contra la gente -los locales se siguen colgando de cualquier bandera que enfrente a la celeste y blanca-. Así y todo, Argentina sigue con buenas chances. La lógica sería ganarle a Brasil y terminar como segundos de la zona, lo que evitaría a Fiji hasta la final. Pero como en otros grupos hay lío, como el C -donde Japón dio el gran golpe vs. Nueva Zelanda, luego los All Blacks se recuperaron con Kenia y los japoneses no pudieron con Gran Bretaña- el futuro cruce es una incertidumbre.

Dejá tu opinión

comentarios