FormatFactory20160307_103020 copia

marzo 8, 2016 10:24 am

Luego de cada fin de semana es lo mismo: en las proximidades de la bajada del río, varios vecinos encuentran elementos que abren interrogantes, pero que hasta ahora no han sido respondidos. Si bien estas personas ya se acostumbraron a estos hallazgos, no dejan de preguntarse cuál es el origen, o qué busca la gente que abandona dichos objetos en la zona.

Según pudo constatar El Ciudadano, a través de la palabra de varias personas del sitio, cada lunes encuentran sapos, plumas, rastros de sal y cruces en varios metros a la redonda. Y el colmo es, como en este caso, un animal muerto con características algo particulares.

Es que el animal se encontraba vacío por dentro. No tenía crines, puesto que estas se encontraban desparramadas alrededor del cuerpo del equino. Además, al contrario de lo que podría esperarse, el animal no expele ningún tipo de olor, como tampoco se vislumbra nada de descomposición en el mismo.

 

Asimismo, junto a varias botellas de bebidas alcohólicas, se encontraron velas verdes, rojas y blancas.

Nada se sabe de quién o quiénes dejan el lugar en estas condiciones. Pero evidentemente, el hecho abre interrogantes: ¿para qué son? ¿Qué peligro supone sacar esos elementos de ahí? ¿Alguien ha visto o ve movimientos parecidos en otros lugares de la montaña? Un verdadero misterio, un caso que aun no tiene resolución. Pero que asusta.

Dejá tu opinión

comentarios