river035

abril 28, 2016 6:57 pm

En el estadio Atahualpa, River sufrió una derrota por 2-0 con Independiente del Valle, por el partido de ida de los octavos de final, que complica su panorama en la Copa Libertadores de América. El desquite se jugará en el estadio Monumental el 4 de mayo, y el equipo dirigido por Marcelo Gallardo deberá ganar por 2-0 para forzar los penales, o por tres goles para revertir la eliminatoria de manera definitiva. José Angulo y Junior Sornoza, de penal tras una falta cometida por Jonatan Maidana. Además, el árbitro Heber Lopes le anuló un gol a Alario por presunta posición adelantada.

El vencedor de esta llave se enfrentará en los cuartos de final con el ganador de la serie entre Pumas de México y Deportivo Táchira de Venezuela, que ganó 1-0 en la ida.

River, sin hacer mucho, no sufrió demasiado durante el primer tiempo, e incluso generó un par de situaciones de riesgo que le pudieron dar la ventaja. Aunque con las líneas algo separadas, sobre todo el medio y el ataque, el equipo de Gallardo se basó en la capacidad de Andrés D’Alessandro para aquietar los efectos de la altura y crear riesgo.

Barovero, mientras, apenas tuvo trabajo con un par de remates de larga distancia. Y en las que no intervino fallaron los ecuatorianos, sobre todo un cabezazo de Mina que se fue apenas por arriba del travesaño.

El tono del encuentro se mantuvo en el complemento, aunque River perdió claridad con el cambio (salió D’Alessandro, entró Mora); Independiente se hizo dueño definitivo del terreno y de a poco inclinó la cancha hacia el arco de Barovero.

Tampoco hizo demasiado, pero la insistencia de ir hacia adelante -y los espacios que fue dejando River- terminó por darle el primer gol al local. Fue de José Angulo, tras recibir en el medio del área un remate de Cabezas, para vencer a Barovero con un disparo a quemarropa.

Los minutos posteriores le dieron forma al peor momento para el ‘Millonario’, porque Independiente creció en confianza y buscó aumentar la diferencia. Pero el local, al menos esta noche, tuvo limitaciones en muchísimos aspectos del juego y se quedó en eso, en la intención, más allá de un tiro de Sornoza que pegó en el palo.

River se reacomodó al partido, tuvo ocasiones para igualar (un remate de Mercado que atajó Azcona, un cabezazo de Alario desviado por muy poco y una media vuelta de Mora que el arquero sacó al córner), y cuando el 0-1 parecía definitivo, llegó el golpe del final: Maidana cometió penal, Sornoza lo cambió por gol y la ecuación de cara a la revancha ya fue distinta para los dos.

El miércoles que viene, en el Monumental, será el segundo capítulo de esta historia. River deberá mostrar mucho más para pasar a cuartos y cuidar especialmente el cero de su arco, en función del valor doble de los goles visitantes.

Dejá tu opinión

comentarios