cdac5283

septiembre 6, 2015 10:58 am

Unos 290 teléfonos celulares son robados en la Argentina por hora, a un promedio aproximado de cinco por minuto, mientras que en la Capital Federal las zonas más calientes son las estaciones de Once, Constitución, y Retiro, y el barrio de Liniers.

De acuerdo al último reporte estadístico sobre esta problemática, emitido por la Cámara de Agentes de Telecomunicaciones Móviles de Argentina (CATEMA), se observa un preocupante crecimiento de casos que llega al 15 por ciento, con respecto al año anterior, según publicó Diario Popular.

Los teléfonos celulares se convirtieron en uno de los objetos más preciados para los ciudadanos. Aún más desde que la tecnología permite conectarse a internet y de esa manera tener acceso a redes sociales, páginas web, juegos y aplicaciones de todo tipo.

Los precios de los equipos de calidad con mayor éxito arrancan desde 5.000 pesos y llegan a los 15.000. Pero este presente de ventas que se cuentan por millones tiene su contracara en el “negocio” de los robos de aparatos, que se cometen a un ritmo de cinco por minuto, con el agravante de que cada vez se utiliza mayor violencia y las organizaciones delictivas reclutan a adolescentes de sectores vulnerables para
concretar los “arrebatos”.

“A mí me pagan 500 pesos por un Samsung bueno. Voy a Ciudadela y lo vendo a un tipo que me da esa plata por cada equipo. Hago
esto todos los días”, contó un “punga” que opera en Liniers, días pasados en un informe televisivo, revelando que sólo tenía 14 años, como la mayoría de quienes “trabajaban” en la misma zona, un panorama similar al que se registra en otros “puntos calientes”, como Once, Constitución o Retiro.

Del otro lado, el vendedor de ropa Carlos Pacheco, que viaja diariamente desde Ramos Mejía hasta Flores en el colectivo 172,
contó: “En Liniers nunca se detiene esto del robo de celulares, y no podés estar tranquilo ni siquiera arriba del transporte, porque hay pibes que se suben, te lo manotean y se bajan cuando se detiene en las paradas y abre la puerta”.

Según CATEMA, en este 2015 se roban unos 290 teléfonos por hora, a un promedio aproximado de cinco por minuto. “Es muy importante estar atentos cuando se viaja en medios de transporte, como colectivos, trenes y subterráneos, porque en esos espacios operan muchos delincuentes dedicados al robo de celulares. No se debe perder la atención de nuestras pertenencias. Estar prevenidos es la mejor acción”, señaló Néstor Fortunato, especialista en seguridad callejera.

En el ránking de marcas favoritas de las bandas, Samsung aparece claramente liderando ese segmento, seguido por los equipos de Motorola y LG, en todos los casos con teléfonos inteligentes (smartphones), de altísimos precios, y que ofrecen a los malvivientes la posibilidad de “reducirlos” (venderlos en el mercado negro) por cifras que pueden llegar a los 1.000 pesos.

Para Luis Vicat, licenciado en Seguridad Pública, “los robos de teléfonos celulares se mantienen y esto va de la mano del cambio por los llamados teléfonos inteligentes o smartphones que se masificaron”, precisando que “el fenómeno se confirma con la presencia en los alrededores de las estaciones de cuevas donde los equipos son liberados en pocos minutos y ofrecidos a la venta, a mucho menor precio”.

Finalmente, Fortunato explicó que “las bandas se organizan, hacen inteligencia en las zonas de escuelas y van rotando para pasar desapercibidos, y cabe decir que es una realidad que la reducción, tras concretar los atracos de los equipos es muy fácil, por lo que hay un mercado gigante para estos aparatos”.

Dejá tu opinión

comentarios