accidente

julio 19, 2016 8:00 pm

Los últimos 30 kilómetros de la Ruta Internacional Nº 7 (Acceso Este, principal ingreso a la Ciudad de Mendoza) presentan graves carencias relacionadas a la seguridad vial. Tanto asfalto, como banquinas, iluminación y señales visuales reflectivas muestran importantes deficiencias que ponen en grave riesgo a quienes circulan por allí.

Además, debido a la ausencia de defensas en varios puntos del tramo final, perros abandonados cruzan la vía y generan accidentes de tránsito en una ruta de alta velocidad.

Finalmente, para completar la lista que marca el abandono de Vialidad Nacional, se destaca la ausencia de teléfonos de emergencia en áreas en las que tampoco hay señal de celular.

La última parte de la Ruta 7 cosecha un promedio de 50 muertes al año, representando así el área de prevalencia accidentológica más alta de toda la provincia.

Al respecto, personal de Vialidad Nacional consultado por este diario reconocieron las falencias y aseguraron que los trabajos de reparación están en proceso, pero lo cierto es vienen diciendo lo mismo hace más de diez años.

Asfalto descartable

Probablemente el principal problema que tiene la ruta es que el material con el que está construida no es de calidad. Como se puede apreciar en las fotos de la página anterior, los baches y agujeros están más vigentes que nunca a pesar del “esfuerzo” que ponen en repararlos.

Sin embargo, los pozos en una ruta calificada como rápida (doble vía con 60 Km/h de velocidad mínima, no son el único problema.

Como también se puede ver en las imágenes, la calzada carece de franjas de pintura en varios tramos y en otros está deteriorada, particularmente en el trayecto Palmira – Beltrán – Rodeo de la Cruz. Sobre este problema en Vialidad Provincial se excusaron “extraoficialmente” diciendo que, como todavía están reparando el asfalto, no se puede pintar aún. Lo cierto es que, según comentarios de muchos usuarios, la falta de marcas tiene como mínimo ocho meses y para colmo tampoco se trata de un área iluminada, por lo que de noche la obscuridad es total.

Desde que se terminó la doble vía –hace ya cinco años– solo se pusieron lámparas en los ingresos a los pueblos, pero en el resto del camino la ruta está en penumbras desde La Paz hasta Rodeo de la Cruz, en Guaymallén.

Sálvese quien pueda

A diferencia de otras provincias que comparten la misma ruta, en los últimos kilómetros no hay aparatos telefónicos de emergencia. El Ciudadano denunció esta realidad ante las autoridades, que respondieron que hay señal de celular y por eso se desestimó la inversión. La verdad es otra y la puede comprobar cualquiera: en las zonas más oscuras y descuidadas no hay antenas de telefonía celular y, por ende, tampoco hay señal.

Guarda con los chocos

El área comprendida entre Santa Rosa y Guaymallén no tiene guardarraíl ni defensas que impidan el ingreso de animales, los que, naturalmente, dificultan el tránsito. Este trayecto está rodeado de pueblos, por lo que la presencia de perros es habitual aunque para los responsables este hecho tampoco parece ser importante.

Fatal accidente se llevó la vida de una nena de 2 años

Un terrible accidente ocurrido en la mañana de ayer se cobró la vida de una pequeña de 2 años.
El hecho tuvo lugar en la Ruta 7, en el distrito Alto Verde, San Martín, a la altura de la estación de servicios Eloy Guerrero.

Minutos después de las 6.40 un Peugeot 408, que circulaba de Este a Oeste, no alcanzó a cubrir una curva que hay cerca del lugar y dio varios tumbos. Por el hecho, resultaron heridos de gravedad los adultos que viajaban en el rodado, pero no corrió con esa suerte la pequeña, quien murió en forma instantánea.

El auto era conducido por una mujer de 47 años, y junto a ella viajaban el padre de la víctima, una joven de 17 años, una niña de 14, un bebé de 1 año, y la niña que perdió la vida, quien fue identificada como Agustina Arroyo, de 2 años de edad.

Dejá tu opinión

comentarios