chica-yemeni

octubre 31, 2016 5:46 pm

La esquelética constitución de la joven Saida Ahmad Baghili, de 18 años, tumbada en la cama de un hospital de la ciudad de “Al Hudayda”, en el Mar Rojo, con claros síntomas de desnutrición, trata de despertar conciencias sobre la guerra civil que arrasa Yemen desde hace casi dos años.

Baghili llegó al hospital de Al Thawra el sábado pasado. Postrada en la cama e incapaz de comer, ha logrado sobrevivir gracias a una dieta de zumo, leche y té, según ha informado el personal médico y sus familiares. “El problema es la desnutrición causada por la situación financiera y la actual guerra”, explicó Asma Al Bhaiji, enfermera del hospital a la agencia Reuters.

La joven de 18 años es una de los 14 millones de personas, más de la mitad de la población de Yemen, que apenas tienen acceso a la comida. Según Naciones Unidas, la mayoría del país se encuentra al borde de la hambruna.

Su fotografía ha servido para recordar la crisis humanitaria en el país más pobre de la Península Arábiga, donde al menos 10.000 personas han sido asesinadas durante los enfrentamientos entre la coalición encabezada por Arabia Saudí y los hutíes, apoyados por Irán.

Baghili procede de la pequeña ciudad de Shajn, unos 100 kilómetros al suroeste de la ciudad de Al Hudayda, y solía trabajar con ovejas antes de desarrollar síntomas de desnutrición hace cinco años; según relata su Tía: “Saida estaba bien. Tenía buena salud. No había nada mal en ella. Y entonces se puso enferma”, explicó la mujer a Reuters. “Ha estado enferma durante cinco años. No puede comer. Dice que su garganta hiere”, añadió.

Después de que la guerra comenzara, la condición de Baghili se deterioró debido a que su familia no tenía dinero para el tratamiento. Perdió más peso y en los últimos dos meses desarrolló diarrea. “Su padre no podía enviarle nada más (para el tratamiento), pero algunas personas caritativas le ayudaron”, indicó Ali Baghili, sin detallar quiénes han sido los buenos “samaritanos”.

 

Dejá tu opinión

comentarios