alex salmond 2

septiembre 20, 2014 9:05 am

El líder independentista Alex Salmond ha anunciado en Edimburgo que en noviembre dimitirá como líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP) y como primer ministro del Gobierno autónomo tras la amplia derrota sufrida por la opción nacionalista en el referéndum de independencia. En una rueda de prensa, Salmond ha explicado que Escocia necesita “un nuevo liderazgo” para afrontar los meses de negociación que se avecinan con Londres en el marco del proceso de devolución de poderes que ha anunciado esta mañana el primer ministro, David Cameron.

Durante toda la jornada, los portavoces del SNP habían ido retrasando la convocatoria del encuentro del ministro principal escocés con la prensa, lo que había ido acrecentando los rumores de que se disponía a presentar su dimisión. La razón principal de su decisión sería la clara victoria obtenida por quienes prefieren seguir dentro del Reino Unido, con un margen de diez puntos, muy superior al que se esperaba.

Salmond, que cumplirá 60 años el próximo 31 de diciembre, acumula 20 años al frente del Partido Nacional Escocés, una formación que ha sabido convertir en una formidable maquinaria política capaz de obtener una inesperada mayoría absoluta en las pasadas elecciones regionales de 2011, cuando el político escocés logró su segundo mandato al frente del gobierno. Tras abandonar por sorpresa el liderazgo del partido en 2000, fue reelegido hace ya diez años, una década en la que ha situado la causa independentista en el corazón de la vida política escocesa y británica.

“Para mí como líder se ha terminado el tiempo pero, para Escocia, la campaña continúa y el sueño (de la independencia) no se morirá nunca”, ha explicado en una corta declaración. “Me siento enormemente orgulloso de la campaña que ha luchado Yes Scotland, y particularmente de los 1,6 millones de votantes que han apoyado esta causa”, dijo el escocés. Salmond logró elevar el apoyo a la secesión del 30%/35% inicial que preveían las encuestas al 45% obtenido finalmente por el “Sí”.

Pero ahora serán otros los llamados a transformar ese caudal de apoyo, que “ha situado a Escocia en una posición muy fuerte”, en una estrategia negociadora con Londres. Aunque Salmond no ha mostrado sus preferencias, se da por hecho que la persona mejor situada para sucederle es la ministra de asuntos constitucionales y número dos de su gobierno, Nicola Sturgeon. La funcionaria ha declarado que Salmond “ha dado a nuestro país una confianza renovada en sí mismo”.

A escasas horas de conocerse los resultados del referéndum, el gobierno autónomo escocés se prepara ya para negociar con el gobierno central la transferencia de nuevas competencias para ampliar las facultades del autogobierno escocés, restablecido en 1999. Así se habían comprometido los partidos nacionales en la recta final de la campaña, en lo que ha sido percibido como una zanahoria de última hora a cambio de un respaldo mayoritario al “No”.

Una estrategia que, a la luz de los resultados, ha funcionado para David Cameron, que debe gestionar ahora el proceso que debería conducir a una descentralización mayor del Reino Unido y a la transferencia de nuevas competencias a Escocia, pero también a Gales, Irlanda del Norte, e inclusive Inglaterra.

Dejá tu opinión

comentarios