sanlorenzo014

abril 17, 2016 4:15 pm

La primera etapa estuvo minada de roces y pierna fuerte entre los protagonistas. El Ciclón decidió replegarse unos metros y prescindir de la presión alta, para tratar de recuperar el balón en el campo propio. Así, el Canalla tomó la iniciativa y disfrutó buenas combinaciones entre Franco Cervi y Giovani Lo Celso, aunque sin demasiadas oportunidades de riesgo (Damián Musto remató desde lejos y obligó a la estirada de Sebastián Torrico).
Esa jugada particular despertó a los futbolistas y cuando el elenco de Pablo Guede se acomodaba en el trámite, adelantando sus líneas y monopolizando la tenencia del balón, llegó el penal bien sancionado por Fernando Echenique, producto de la falta de Néstor Ortigoza a Cervi. Marco Ruben, siempre eficaz, lo canjeó por gol a los 16′ y adelantó a los comandados por Eduardo Coudet.
El conjunto azulgrana debió salir a la búsqueda de la igualdad, sin ideas que lo guiaran con claridad al objetivo y menos profundidad. De hecho, el Cóndor Torrico le tapó un venenoso remate con los pies a Ruben cuando se jugaban 29′. Básicamente sin realizar méritos importantes, Matías Caruzzo capitalizó una bola aérea a los 37′ y devolvió la paridad al trámite del encuentro. Todo volvió a empezar.
En la etapa definitiva apareció la mejor sintonía del dueño de casa, pese a las exigencias del viaje a México, donde cayó con Toluca y quedó afuera en la fase de grupos de la Copa Libertadores. Claramente lució físicamente más entero que su adversario, que venía de ganar en Uruguay para sellar el boleto a los Octavos, y empezó a demostrar por qué terminaría obteniendo las tres unidades.
Fernando Belluschi, tocado por el trajín y reemplazado cerca del cierre, se hizo eje del circuito creativo del cuadro local y lo ayudó Ezequiel Cerutti, desequilibrando e imparable con sus corridas por la banda derecha. Entonces, cuando el reloj marcaba 11′, Franco Mussis agarró el esférica afuera del área tras una serie de rebotes y no dudó en segundo para sacar un tremendo misil que venció a Sebastián Sosa.
Inmediatamente, Guede ordenó el ingreso de Juan Mercier por Martín Cauteruccio y pareció haber aprendido la lección de errores del pasado. Se dedicó a reforzar la mitad de la cancha, bloquear la circulación de los comandados por Eduardo Coudet y consiguió la tranquilidad tan buscada para mantener el triunfo en su poder.
El Canalla prácticamente no tuvo chances para nivelar el tanteador (Germán Herrera pateó desde afuera y muy desviado), mientras que San Lorenzo merodeó el tercero con un centro de Mercier y un disparo violento de Tito Villalba que se estrellaron en el travesaño.
De esta manera, el Ciclón se aferró a un resultado que precisaba como el agua, abrochó la tercera victoria consecutiva en el campeonato doméstico (antes despachó a Belgrano y Godoy Cruz) y alcanzó la línea de Godoy Cruz con 21 puntos, en lo más alto de la Zona 1. Además irá embalado al clásico frente a Huracán, que se jugará el próximo sábado, también en el Bajo Flores.
Central perdió por segunda fecha seguida en el torneo y cedió más terreno. Se mantiene con 18 unidades, en vísperas de un enfrentamiento ante Newell’s fundamental para volver a prenderse.

 

 

Dejá tu opinión

comentarios