nasa-satellite-1600

agosto 15, 2014 6:00 pm

Meses después del asesinato de Rania Alyed, se había detenido la búsqueda de su cuerpo. Aunque su esposo, quien admitió haberla matado, indicó la ubicación aproximada donde enterró el cuerpo en una autopista cerca de Manchester, al norte de Inglaterra, la policía todavía tenía que cavar varias millas en campo abierto.

Frustrados por el alto costo y la falta de progreso, los investigadores optaron por una forma experimental de imágenes por satélite.

“Habíamos estado usando fotografías aéreas, y surgió la oportunidad de estudiar un espacio más grande”, dijo el detective superintendente Peter Marsh, de la Policía del Gran Manchester. “Nos permitió identificar anomalías en el terreno, que podríamos revisar inmediatamente”.

El satélite era lo suficientemente sensible como para detectar una madriguera de conejo debajo de los arbustos y el alboroto causado por los proyectiles utilizados en el tiro al plato. Al eliminar sistemáticamente los posibles sitios de sepultura, la policía dice que su ojo en el cielo les ha ahorrado meses de trabajo improductivo. La búsqueda del cuerpo de Alayed está en curso, pero Marsh cree que se ha producido un avance significativo.

“Creemos que esta tecnología nos lleva a una nueva generación en la investigación del crimen. Para mí es un “factor sorpresa” contar con la asistencia de un satélite en el espacio, en vez de usar una pala en el suelo. Esto está avanzando”.

Los satélites se han empleado en investigaciones criminales anteriormente. Por ejemplo, las autoridades australianas los han usado desde hace más de una década en casos de explotaciones forestales ilegales. Pero los avances tecnológicos hoy en día permiten obtener imágenes más precisas y fiables que podrían revolucionar el patrullaje del siglo XXI, transformando la capacidad de los cuerpos policiales por medio de la vigilancia altamente detallada.

“Hasta hace cinco años, la resolución del píxel era de un metro en el mejor de los casos y los sensores se situaban en un rango entre dos y cinco metros”, dice el Dr. Richard Hilton, especialista principal de la observación de la Tierra en Satellite Applications Catapult, la compañía británica que proporcionó la tecnología en el caso de Alayed. “Este año tenemos una resolución de 30 centímetros, lo que cambia radicalmente el potencial para detectar cosas o monitorear sitios de interés”.

Dejá tu opinión

comentarios