Disturbios Burkina Faso cambiado

octubre 30, 2014 4:33 pm

El presidente de Burkina Faso, Blaise Compaoré, ha decidido disolver el gabinete  de gobierno y decretar el estado de emergencia. Además, ha confirmado que está dispuesto a iniciar conversaciones con la oposición, ante la presión de los manifestantes que exigen al jefe de Estado que dé marcha atrás en su plan para prolongar su mandato de 27 años. Entretanto, el jefe de la oposición, Zéphirin Diabré, ha rechazado el estado de emergencia y exige la dimisión de Compaoré.

Este jueves, centenares de miembros de la oposición se concentraban en las cercanías del Parlamento, donde se analiza una reforma constitucional para permitir a Compaoré su continuidad en el cargo. Según testigos, algunos manifestantes habrían accedido incluso al interior del recinto legislativo, incendiando parte de sus instalaciones.

Según se dio a conocer, las fuerzas de seguridad han abierto fuego contra los manifestantes que intentaban irrumpir en la residencia del hermano del presidente del país, François Compaoré.  El diario local Le Faso también informa de disparos frente a la residencia del hermano del primer mandatario y apunta a que habría varios muertos, si bien esta situación no ha sido confirmada oficialmente.

Los “dramáticos” acontecimientos han llevado al ejecutivo a suspender finalmente la votación de la enmienda constitucional. En un comunicado difundido a través de los medios locales “se llama a la población a la calma y la contención”, se añade en la declaración gubernamental.

Hay rumores de que el general retirado Kwame Lougue habría asumido el liderazgo como nuevo jefe de Estado. No obstante, la información no pudo ser verificada por fuentes independientes. Lo que sí se ha confirmado ha sido el arresto del hermano del presidente en el aeropuerto, cuando al parecer intentaba abandonar el país.

Desde el martes se vienen registrando en la capital, Uagadugú, una oleada de marchas bajo el lema “No toque el artículo 37”, en referencia a la cláusula de la Constitución que ahora prohíbe la candidatura del actual presidente a las elecciones del próximo año. “La primera demanda es conseguir la retirada pura y simple de este proyecto”, aseguraba el líder opositor Zéphirin Diabré.

Compaoré accedió al poder en octubre de 1987, tras un golpe de Estado contra Thomas Sankara, considerado el “Che Guevara de África” y, aún todavía, una de las figuras más reverenciadas de la política regional. Desde entonces, el mandatario burkinés se ha impuesto en cuatro elecciones presidenciales. En las últimas, en 2010, con el 80% de los votos. Un apoyo incondicional ciertamente extraño para un país situado en el puesto 181 de más de 190 en el índice de desarrollo humano y cuya renta per-cápita es de apenas 700 dólares anuales, una de las más bajas del mundo.

Precisamente, para evitar una posible reelección del caudillo africano, en 2005, se introdujeron en la Constitución una serie de reformas que impedían su candidatura. Sin embargo, con el cambio que se ha propuesto, el mandatario podría volver a presentarse no solo una, sino hasta tres veces más.

 

Dejá tu opinión

comentarios