chernobyl

noviembre 30, 2016 8:58 pm

Después de cuatro años de intensos y complejos trabajos, se culminó la colocación de la inmensa cúpula de acero que aislará del medio ambiente el reactor accidentado hace 30 años en la central nuclear ucraniana de Chernóbil.

Tiene forma semicircular, ha costado 2.100 millones de euros y deberá garantizar durante los próximos decenios que las 200 toneladas de magma radiactivo que yace en el interior del reactor no pueda contaminar el agua, la atmósfera o el suelo.

Esta gigantesca estructura metálica que se asemeja a un hangar y ha sido bautizada con el nombre de “arco” está compuesta de cuatro piezas, tiene 162 metros de longitud y una altura de 108 metros. Podría cubrir completamente más de un campo de fútbol y acoger en su interior la Estatua de la Libertad, desde el suelo hasta la antorcha. Pesa 25.000 toneladas y ha sido instalado por la empresa francesa Novarka. Se espera que dure por lo menos 100 años y su instalación permitirá acometer el desmantelamiento del recubrimiento viejo y del reactor en su conjunto.

Esta nueva cúpula deberá aún ser dotada de equipamiento, lo que elevara su peso hasta las 36.000 toneladas, y no estará plenamente operativa hasta finales del año que viene. En su interior alojará un compartimento de monitoreo con los últimos adelantos en materia de seguridad nuclear, con dotación de “esclusas sanitarias”, y talleres de “fragmentación y empaque”. La idea es desmontar el sarcófago viejo para extraer el combustible atómico.

Los 2.100 millones de euros que ha costado la obra los ha gestionado el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD) y en la financiación han participado 24 países.

El proyecto de “desactivación” de Chernóbil, que deberá concluirse hacia 2018, incluye además un inmenso cementerio nuclear para sepultar las 200 toneladas de amasijos radiactivos que se extraigan del interior del sarcófago, todo el material contaminado que se siga recogiendo en la zona y los desechos de los otros tres reactores de la central. El último dejó de funcionar el 15 de diciembre de 2000, cuando se dio por clausurado todo el complejo. Este otro contrato se lo adjudicó la firma estadounidense “Holtec”. El almacén recibirá también residuos de los otros 15 reactores que actualmente funcionan en las cuatro centrales nucleares de Ucrania (Jmelnítskaya, Rovno, Zaparozhie y Yuzhno-Ukraínskaya).

Dejá tu opinión

comentarios