carril de carga

agosto 20, 2015 7:38 pm

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan los fabricantes de coches eléctricos, y los propietarios de este tipo de vehículos, es la autonomía de la batería así como la necesidad de tener que parar para recargarlas. En 2011 la Universidad estatal de Utah empezó a investigar un sistema de recarga inalámbrica para vehículos eléctricos en la propia carretera para que se recarguen en marcha.

Sin embargo, hasta ahora sólo Reino Unido, en occidente, ha empezado a realizar las primeras pruebas para recargar baterías de vehículos eléctricos mientras circulan por carreteras. Un portavoz de la agencia estatal Autopistas de Inglaterra, ha asegurado que “las pruebas son las primeras de su tipo y verificarán la forma en que la tecnología trabajaría con seguridad y efectividad en las autopistas y las principales carreteras del país, para permitir a los conductores de vehículos con emisiones ultrabajas recorrer largas distancias sin necesidad de detenerse para recargar la batería del automóvil”.

El gobierno británico ha anunciado su intención de implementar estos carriles en las principales autopistas del país que, además, serían exclusivos para este tipo de vehículos. El objetivo es crear una red de carga inalámbrica por debajo del asfalto. De esta forma, los conductores de los vehículos eléctricos no necesitarán realizar una parada para recargar sus baterías, sumado a una considerable reducción de las emisiones de gases que genera el parque automotor, de acuerdo a un comunicado oficial.

La política del gobierno pretende establecer “puntos de recarga” en autopistas cada 32 kilómetros, aunque se espera que no sean necesarios y que la capacidad para “recargar en movimiento” vuelva más populares a los automóviles eléctricos y que promueva el uso de esta herramienta por parte de vehículos pesados de energía eléctrica que necesitan una mayor recarga.

Unos 700 millones de euros (500 millones de libras) es lo que el gobierno británico se ha comprometido a destinar a esta iniciativa durante los próximos cinco años con el objetivo de mantener al Reino Unido en la primera línea de esta tecnología, que ayudará a “impulsar los empleos y el crecimiento en el sector”, en palabras del ministro de Transportes británico.

No es la primera iniciativa que se lleva a cabo en el mundo, ya que Corea del Sur implementó esta modalidad para que el transporte público pueda cargar sus baterías de forma inalámbrica mientras circulan por una ruta de 12 kilómetros acondicionada con este sistema.

El sistema de carga inalámbrica en movimiento está basado en un cableado especial ubicado debajo del asfalto, que emite un campo electromagnético que es recibido por un receptor ubicado en la parte inferior de los vehículos eléctricos.

 

Dejá tu opinión

comentarios