Transito control

septiembre 21, 2015 2:00 pm

Los legisladores mendocinos se decidieron a enfrentar la problemática de los siniestros viales y consiguieron unificar varias propuestas para que de una vez por todas se pueda modificar la Ley de Tránsito.

“El tema de los accidentes de tránsito se está llevando muchísimas vidas y en la provincia de Mendoza es la principal causa de muerte en los chicos de 18 a 35 años. La idea es reunir muchos proyectos de los diputados de todos los bloques para unificarlos, evaluarlos y ver de qué manera podemos hacer una reforma integral”, explicó el diputado por la UCR Néstor Majul.

La reforma incluirá cambios sustanciales en las penas para quienes se atrevan a conducir con unas copas encima, y para llevarla a cabo los legisladores la plantearán el miércoles en Diputados, donde podría conseguir media sanción.

Daniel Cassia es otro de los legisladores que presentó un texto que integra una de las partes fundamentales del proyecto, al cual describió como “una revolución” en materia de prevención contra conductores ebrios. “La población nos pide día a día que nos involucremos. Con este proyecto lo estamos logrando”, explicó.

De esta manera, el proyecto unificado incluirá tres partes fundamentales: la primera es la severidad en el régimen de sanciones, la segunda es la legislación de 0,5 grados de alcohol como tope permitido y la tercera es la creación de un registro de conductores ebrios.

Cuatro sanciones unificadas

El primer cambio en la Ley está relacionado a la sanción, y con esta reforma se aplicarían cuatro de manera conjunta.

En el momento en el cual el policía determina que una persona está conduciendo con un grado de alcohol superior al permitido se lo detendrá –desde horas, hasta 30 días– en un sitio condicionado para este tipo de infracciones. Paralelamente se le aplicará una multa que va de los $12 mil –como mínimo– y que puede llegar hasta el valor del auto. Además se le retendrá el carnet de conducir y se le secuestrará el vehículo por un tiempo determinado.

Para que se lleve adelante esta reforma será fundamental el trabajo del juez de faltas, quien será el encargado de determinar la cantidad de horas o días que pasará la persona detenida, el valor de la multa y la duración del secuestro del carnet de conducir y del vehículo en el que transitaba.

Paras los tiempos se tendrán en cuenta varios aspectos, como la reincidencia –especialmente– y el grado de alcohol en sangre, entre otros.

“Lo que queremos lograr con estas sanciones duras es terminar con este flagelo. Entendemos que si se aplica de manera correcta, los mendocinos no tendremos que lamentar tantas muertes por accidentes de tránsito”, indicó Cassia, autor de esta propuesta, a El Ciudadano.

Legislar el 0,5% de alcohol en sangre para conducir

Por su parte, la propuesta del diputado Majul es legislar en la provincia el límite máximo de graduación alcohólica en sangre de 0,5%. “Este tiene que ser el límite máximo en una provincia vitivinícola, lo que representa un vaso de vino, más o menos”.

Actualmente ese límite se aplica, pero siguiendo los límites nacionales e internacionales, no por una reglamentación propia.

Creación de un registro de conductores ebrios

La tercera pata del proyecto es la que propusieron los legisladores del Partido Demócrata Jesús Riesco y Rómulo Leonardi, mediante la creación de un registro de conductores ebrios para que sirva como fuente a los jueces de falta a la hora de implementar las sanciones y para promover políticas de concientización.

Los profesionales, ni una gota

Para los conductores profesionales la tolerancia será cero, es decir, que esa deberá ser la cifra que obtengan cuando un inspector de tránsito les haga soplar la pipeta.

Las multas serán similares a los otros conductores, pero tendrán una modificación en el valor de la sanción monetaria, la cual ascenderá a un piso de $55 mil.

Este proyecto es de autoría de la diputada del Partido Justicialista Cristina Pérez.

Dejá tu opinión

comentarios