Pies

agosto 16, 2016 12:37 pm

Tal vez porque no son tantas, tal vez porque las informaciones no llegan a los medios, lo cierto es que las familias cuidadoras son las verdaderas huérfanas de la Ley de Adopción. Son familias que se comprometen a “cuidar” de un niño.

El tema es que por arriba, donde no llega el amor de estos padres y estos niños, se toman decisiones que son crueles. Hay desorden, desidia y olvido en las altas esferas, y en el llano abundan las lágrimas, el desgarro y el dolor.

Vanina es una madre de dos chiquitos, una de 9 y otro de 5 años. Junto con su marido Enzo tomaron la decisión de brindarle amor y cobijo a un niño (al que llamaremos “Franco“), pero esta decisión terminó en un dolor insoportable al momento de escribir esta nota.

Sucede que el lapso para tener en casa a Franco era (como en todos los casos) de 180 días, un tiempo en el que también debían también recibir apoyo psicológico, pero luego de ese tiempo la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (DiNAF) no solamente no brindó el respaldo necesario, sino que jamás dio aviso a la familia sobre cómo proceder luego de ese tiempo.

Además, a más de un año de que Franco llegara a casa, la responsabilidad cambió: ahora es AVOME (Asociación Voluntarios del Menor) quien junto a DINAF deciden que el niño debía ser arrancado de los brazos de la familia.

“Nos habíamos anotado a principios del 2015 en el programa de ‘Familias Cuidadoras’. Imaginate que después de un año con nosotros, aprendimos a darle la leche, adaptarnos a él, verlo reír, aprender a caminar y escuchar sus primeras palabras (mamá y papá)… Fue muy doloroso tener que entregarlo como si fuera un paquete, y lo peor de todo es que nadie de DiNAF aparecieron jamás a darnos directivas sobre cómo manejar esta situación” relata Vanina, la madre cuidadora, con la voz entrecortada.

Vanina se prestó a un diálogo muy emotivo con la gente de “Buen Día Ciudadano“, el programa matinal de Estudio Cooperativa 91.7. “Nosotros fuimos sinceros, les dijimos que lo vivido con Franco fue un apego terrible, y por la falta de contención de las autoridades ese apego fue creciendo y no lo pudimos manejar. El solo hecho de pensar que nos iban a separar nos mataba. Y nos terminaron separando” comenta la joven madre.

-¿Pero en este año alguien de DiNAF o AVOME se presentó ante ustedes, les dijeron algo…? -preguntó Rebeca Miranda, miembro del programa.

-Una sola vez vinieron, porque nosotros se los pedimos. Era para que vieran cómo vivía el nene, cómo lo teníamos. No tenían idea de cómo estaba ni dónde.

“Para rematarla, nos dijeron que estamos faltando a la ley. El lunes 08/08/16, nos enteramos de que Franco estaba destinado a otra familia cuidadora. ¡Imagínense lo que fue tratar de entender qué pasaría por su cabecita, cómo dormiría, si alguien le haría la comida a la que él está acostumbrado…! Si hasta el 30/07/16 le festejamos el cumple con nuestra gran familia, amigos…todas personas que vivieron momento a momento juntos a nosotros, el bebé estaba feliz, solo se veían risas y alegría en su rostro.

Lo más terrible del caso es que esta familia, una vez que entregan al niño, no saben cuando lo volverán a ver. “Es una sensación fea, dolorosa. No hay palabras para describirlo, me sacan a mi hijo, que si bien no lo tuve 9 meses en mi vientre, es tan hijo como los otros dos que sí son biológicos. Los más grandes extrañan al bebé, preguntan y lloran por él” agregaba Vanina, con la voz quebrada.

“Todos se llenan la boca hablando de los derechos del niño. Pero los derechos del niño jamás se ven. Primero tuvo el desapego de su madre biológica, ahora de nosotros. Es una crueldad que se juegue así con los sentimientos de un niño” finalizó la madre.

Según contaba Vanina, son varias las familias en esta misma situación. Los padres se comunican por WhatsApp, compartiendo el sufrimiento y distintas experiencias vividas.

¿Será momento de hacer una revisión sobre la idoneidad de quienes toman decisiones tan importantes como lo es el futuro de un ser humano? Porque aunque no quieran o puedan admitirlo, las personas retenemos todo lo que nos pasa en los primeros años de nuestras vidas. Esperamos que todo cambie para Franco, y no haya que lamentar una historia repetida en el futuro.

Dejá tu opinión

comentarios