Diabetes

junio 8, 2016 12:54 pm

Esta enfermedad es una vieja conocida de la humanidad y tan antigua como la civilización misma. Las primeras menciones datan del 1500 A.C. en el papiro de Ebers descubierto en Egipto y el mismo Celso en el siglo I y Galeno en el siglo II de nuestra era pusieron su atención sobre la misma. La historia en medicina veterinaria es mas reciente y no en términos de aparición de la dolencia en sí, si no en su diagnóstico e identificación.

Tanto en humanos como en animales el proceso es similar y la enfermedad se caracteriza por la elevada concentración de glucosa en sangre, denominada vulgarmente azúcar. En el mecanismo de regulación de la glucosa intervienen aspectos hormonales que mantienen los niveles adecuados de energía circulante y la insulina juega un rol fundamental para esa energía que circula en forma de glucosa pueda ingresar en las células del organismo y poder ser utilizada.

Causas de diabetes

Las tipos de Diabetes Mellitus se dividen en dos y depende del mecanismo de cómo se produce. Aquellas donde la insulina se segrega de manera insuficiente por parte del páncreas, o los casos donde aun secretándose en forma adecuada, las células no pueden utilizarla. Existen otros casos menos frecuentes donde los cuadros de hiperglucemia son provocados por el uso de hormonas o secundaria a enfermedades endócrinas.

La causa más común de diabetes en perros en a escasa producción de insulina por parte del páncreas y en el gato la resistencia o incapacidad de las células del organismo para poder aprovechar los niveles normales de insulina. En los casos felinos suelen estar afectados  los animales gerontes y obesos.

En el perro la causa más común por el cual el páncreas deja de producir insulina o lo hace de manera insuficiente es por la destrucción de las células productoras de insulina por parte del sistema inmune que la desconoce como propias y las ataca: Este proceso no es algo fácil de detectar y mucho menos de prevenir. Otras razones de la insuficiencia insulínica la representan causas  genéticas, pancreatitis e infecciones.

Síntomas

La expresión clínica de los enfermos tiene algunos factores comunes en perros y gatos y algunas particularidades específicas de la especie en cuestión. Los signos comunes son el apetito marcado, el consumo exagerado de agua y la producción de volúmenes elevados de orina.

En los perros es muy notorio y veloz la pérdida de peso y el desmejoramiento del pelaje como así también de la condición general. Con mucha frecuencia desarrollan cataratas  bilaterales de manera rápida y grave. A pesar de consumir muchos líquidos suelen mostrarse algo deshidratados lo que redunda en depresión y cierta apatía que se agrava con la ceguera que se presenta en los casos de cataratas severas.

Todo este escenario empeora conforme el cuadro se agrava y puede ocurrir la descompensación donde es imprescindible la intervención del médico veterinario para mantener con vida al paciente. En los felinos las particularidades de la especie está representada por  un animal obeso y sedentario que mantiene una avidez y demanda  de alimento exagerada,  consume volúmenes inusuales de agua y suele literalmente inundar el sanitario con orina.

Esta condición suele mantenerla por meses e inclusive años hasta que se descompensa y empieza a perder peso y mostrar signos similares al canino

Tratamiento

Hay medidas generales que deben aplicarse a todos los pacientes enfermos de diabetes y son la implementación de una dieta apropiada que sea rica en fibras, baja en hidratos de carbono simples. Es importante la suplementación de  nutrientes específicos para mantener la salud ya que la privación compulsiva sin un correcto equilibrio dietético resulta muy perjudicial para el enfermo.

Otro punto importante es el ejercicio ya que colabora con el control de peso y permite hacer más estables el comportamiento de la insulina. El ejercicio físico si bien es muy importante solo está recomendado en pacientes estables no descompensados.

En los felinos la ejercitación resulta difícil de implementar pero puede intentarse escondiendo la comida en lugares distantes y repartidos en la casa para estimular el movimiento y búsqueda del mismo. Los gatos como suelen ser mayoritariamente animales no insulinodependientes el uso de hipoglucemiantes orales mas las medidas comentadas suelen permitir el correcto control de la glucemia.

En casos más graves y en la mayoría de los perros es necesaria la  implementación de insulina inyectable entre una a dos veces al día. Esta medida complejiza la terapia y requiere algo de pericia y por sobre todo un gran compromiso y dedicación por parte del propietario.

Debido a la imposibilidad de sostener una medición y control tan ajustado de la glucemia como se hace en humanos, las pretensión del control glucémico no es  de normalización si no la de sostenerla por debajo de determinados niveles. Como medida accesoria para mantener más estable al paciente se debe considerar la castración de las hembras ya que los celos suelen descompaginar el control glucémico y tornan más difícil el ajuste de la dosis de insulina.

clinica web

Dejá tu opinión

comentarios