Gato

mayo 18, 2016 10:48 am

DSC03815

Por Sergio Biglieri – Médico Veterinario

Unas de las preguntas que más frecuentemente se hacen los propietarios de felinos es adonde están sus gatos cuando no los ven y que hacen durante sus paseos. Lo que la mayoría de las personas desconoce es que los felinos domésticos nunca abandonan al ciento por ciento sus características salvajes, es decir que en ese felino dulce, dormilón y de apariencia sedentaria convive en su interior un animal ancestral, primitivo y salvaje tal como fueron sus antepasados.

Tal como la célebre obra de Robert L. Stevenson, “El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde”, el gato posee dos personalidades en un solo animal. La diferencia es que en este caso el gato no necesita beber ninguna poción para transformar su personalidad sino que le basta con trasponer el umbral de la casa para que aflore su parte más instintiva, atávica, elemental y cazadora.-

ACTIVIDAD EXPLORATORIA Y DE CAZA

Un rasgo distintivo de la personalidad felina es la curiosidad, esta fuerza invisible los lleva a explorar, conquistar y registrar diferentes escenarios y lugares. Esta conducta se remonta a las necesidades de caza que tenían los especímenes salvajes. El explorar territorios de caza le permite determinar la oferta de presas, y aunque nuestras mascotas no necesitan cazar para sobrevivir no abandonan la costumbre y de hecho a menudo somos testigos de su capacidad predatoria. Si bien condenamos esa conducta supuestamente improductiva de los felinos, debemos comprender que solo responden a un impulso instintivo de supervivencia, el que no caza no come y el que no come, no sobrevive.

La actividad cazadora está muy arraigada en la especie y queda demostrada en algunos  experimentos que se han hecho donde se encerraban felinos con alimento a libre disposición y se los enfrentaba a un roedor, ocho de cada diez gatos abandonaban la comida segura y apetitosa del cuenco para cazar a su presa.  Es decir que como una fuerza incontrolada que moviliza su actitud predatoria no pueden escapar a este impulso. Se sabe que los gatos domésticos recorren hasta un radio de 1,5 km de la casa en carácter exploratorio y como cazador.

En ocasiones la crianza o domesticación desnaturaliza algunos aspectos instintivos y muchos gatos en vez de cazar y llevar presas a su domicilio, recogen o “roban” elementos como juguetes, ropa o accesorios de las propiedades vecinas que luego entregan como tributos a sus dueños. Se han documentado casos donde gatos robaban medias, pantuflas y ropa interior de los hogares linderos a sus domicilios que luego acumulaban en sus casas como trofeos.

ACTIVIDAD SOCIAL

Si bien no son animales gregarios y no viven en grupos, los gatos domésticos suelen establecer “amistades” que visitan con asiduidad donde desarrollan actividades de juego, afectivas y suelen disfrutar de la compañía de uno o más ejemplares. Es frecuente observar que un felino pasa a “buscar” a su amigo por la casa y lo llama para unirse a sus aventuras.

ACTIVIDAD REPRODUCTIVA

Los machos enteros con el objetivo de propagar sus genes viajan extensas distancias y sortean severos peligros con el afán de reproducirse. Es común que las hembras en celo llamen o convoquen a sus galanes a través de señales hormonales y sonoras y se formen multitudinarias reuniones de machos cortejantes con una sola hembra.

Esta desigualdad numérica se dirime a través de luchas donde el ganador obtiene el derecho de reproducirse aunque la elevada capacidad reproductiva de la hembra puede aceptar a más de un padre para sus hijos. No nos equivocamos cuando decimos que los gatos tienen una doble vida y no en el sentido estricto del significado que representa para los humanos.

clinica web

Dejá tu opinión

comentarios