sexting

octubre 6, 2016 1:30 pm

La práctica de enviar fotos desnudos o semidesnudos vía celular viene en aumento en la provincia, donde cada mes se realizan al menos 50 denuncias por ese delito, conocido como sexting. En ese sentido, el 50% de los varones admite hacerlo o dice conocer a otras personas que también lo hacen.

Sexting como bullyng

Divulgar este tipo de imágenes se volvió un “hábito sin control”, según la ONG Bullying Sin Fronteras, que indicó que uno de cada dos varones admitió enviar fotos desnudo o semidesnudo y en poses provocativas.

La preocupante estadística de la ONG va más allá, ya que asegura que el sexting le trajo problemas a una de cada cinco personas en ámbitos como su casa, la escuela, su grupo de amigos y hasta en el plano judicial.

Según comentaron expertos en acoso virtual, por lo general los videos se transmite a través de WhatsApp, como ocurre con nueve de cada diez encuestados, siendo las redes sociales Facebook y Snapchat otros canales mucho menos frecuentes que derivan en la viralización de un encuentro íntimo.

Al respecto, el abogado Javier Miglino, titular de la Bullying Sin Fronteras, explicó que “el sexting, vocablo derivado de sexo y texting (mensajear, en inglés), consiste en el envío de contenidos de tipo sexual –principalmente fotografías y/o videos producidos generalmente por el propio remitente– a otras personas por medio de teléfonos móviles y redes sociales”. Miglino lamentó que “el remitente conoce el principio de la historia, pero nunca sabe cómo terminará, por lo que a veces puede convertirse en una pesadilla para quienes forman parte y para sus familias, incluso con graves consecuencias en el futuro”. Y agregó que “el crecimiento del uso de los teléfonos inteligentes incrementó el envío de fotos eróticas o mensajes sexuales en todo el país, ya que nueve de cada diez adolescentes tienen celular, lo que favorece la viralización de las imágenes de tono privado”.

Las chicas también

Si bien el 50 % de los varones admitió mandar fotos en poses provocativas y hasta desnudos, el fenómeno aumenta en las chicas hasta el 60%, por lo que termina siendo más habitual que resulten afectadas por la difusión del material sin su consentimiento.

Miglino aclaró que arruinar la reputación de las víctimas no es el único mal, ya que también “pueden ser captados a partir de las publicaciones por redes de trata de personas, o incluso sus fotos pueden aparecer en sitios porno o de servicios de acompañantes”.

En el ámbito legal, esta problemática “puede considerarse delito de pornografía infantil, que prevé hasta seis años de prisión”, aunque se advierte que juzgar algunos casos de menores es un desafío, ya que muchas veces el delito se inicia “sólo como un juego, una travesura, o simplemente por desconocimiento, lo que invalidaría la culpa y por ende la responsabilidad delictiva, con lo que el caso quedaría impune”.

Asimismo, el titular de la ONG consideró que los adolescentes “no advierten el peligro de las nuevas tecnologías porque nacieron con ellas y creen poder dominarlas”, pero aseguró que el sexting puede derivar en severos traumas en el futuro. “Lo que al principio resulta diversión puede llegar a la humillación y el arrepentimiento por la pérdida de la intimidad, un sentimiento que los puede acompañar por años y terminar generando graves problemas emocionales”, señaló, y a modo de prevención sostuvo que “aunque los padres ignoren cómo funcionan las nuevas tecnologías, son los encargados de velar por la salud y el bienestar de sus hijos por lo que deben establecer una conexión directa con ellos”.

Cada vez más adultos se suman al sexting responsable

La mayoría de los adultos practican sexting, aunque eso no necesariamente significa “algo malo”. Parece que el romance tradicional y el enamoramiento han cambiado drásticamente con el tiempo. Ahora mandarse mensajes eróticos e imágenes sensuales con la pareja por el teléfono es la clave del éxito de una relación. Las mujeres son las primeras en animarse.

Según un estudio del Laboratorio de Psicología de la Salud de la Mujer, ocho de cada diez personas practican sexting con sus parejas, y ese ‘aumento’ se asoció con una mayor satisfacción sexual, especialmente para los que están en una relación.

“Esta investigación indica que el sexting es una conducta frecuente en la vida de los adultos por una variedad de razones. Estos resultados reflejan un vínculo sólido entre el sexting, la satisfacción sexual y las relaciones”, dice Emilia Stasko, una estudiante de doctorado de Psicología Clínica de esa universidad, quien fue la encargada de presentar la investigación.

Stasko y su co-autora, la profesora Pamela Geller, encuestaron a 870 participantes de entre 18 y 82 años para evaluar las conductas de ‘sexting’, los motivos, y la satisfacción sexual. Un poco más de la mitad de los participantes eran mujeres.

Si bien esta práctica recibió una creciente atención por ser considerada “de riesgo”, asociada a numerosos otros comportamientos, como el sexo sin protección, dice Stasko, “esta perspectiva, sin embargo, no tiene en cuenta los posibles efectos positivos de la comunicación sexual abierta con una pareja”.

“Teniendo en cuenta las posibles implicaciones, tanto positivas como negativas para la salud sexual, es importante seguir investigando el papel del sexting”, concluye la experta.

Dejá tu opinión

comentarios